Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

Engañan a jóvenes con falsos empleos

La mentira de empleos  bien pagados y atractivas prestaciones es el “gancho” para atraer a los desempleados.

Ya en la entrevista, el aspirante identifica que ni el trabajo ni el sueldo coinciden con los anuncios en algunos medios. La promesa es un fraude. Esto es parte de lo que viven cientos de morelenses al buscar empleo.
El abogado Enrique Paredes Sotelo lo confirma: “Si se detecta una cuestión de esa naturaleza, estamos ante una situación de fraude. Es un fraude genérico, no es fraude específico. Hay fraudes que son tipificados como delito en una conducta específica, por ejemplo, dar un cheque sin fondos”.
Sin embargo, agrega: “En ese caso se maneja el engaño y el lucro indebido. Con base en eso, la persona que se sienta engañada porque no recibió lo que esperaba puede acudir a la Procuraduría a presentar la denuncia correspondiente”, señala el litigante.
No obstante, debido a que  los defraudados no denuncian el ilícito, en la Procuraduría General de Justicia de Morelos (PGJ)  no existen registros de averiguaciones previas al respecto.
Según testimonios de entrevistados, la mayor parte de ofertas se relacionan con todo tipo de ventas: cambaceo (de puerta en puerta), de telefonía celular, seguros de vida, ventas de automóviles, de líneas telefónicas, entre otros.
Añaden que en este tipo de empleos no tienen derecho a la seguridad social y trabajan por comisiones. También que los someten a un periodo de prueba o les dan empleo sólo por temporadas.
Otros más denuncian que para formar parte de la empresa les piden que inviertan desde cantidades mínimas hasta algunas que rebasan los 5 mil pesos. Señalan que durante las asesorías les prometen que mientras más inviertan mayores serán sus ganancias; así le sucedió a Vicente Santiago Hernández.
Llevaba 23 días desempleado. Le resultaba difícil lidiar con las presiones familiares y económicas. Entonces, encontró una vacante para ocupar un cargo administrativo en el área de ventas en una empresa de productos que prometen a sus clientes reducir su peso.
No obstante, en la entrevista con el titular del área de Recursos Humanos descubrió que el interés principal de la firma internacional no era otro más que adelgazar su cartera.
“¡Tenía casi un mes sin trabajo! ¿De dónde carajos querían que sacara 5 mil pesos para invertirlos? Además, en el periódico decía que la vacante era para administrador en ventas… ¡No para comprarles y vender sus cochinadas!”, expresa con enojo.
Su indignación fue mayor, pues dice que no era la primera ocasión que intentaban defraudarlo. Para él y su familia, aquellos tiempos fueron difíciles. Recuerda que no soportó más y abandonó la sesión.
Caminó defraudado, con la mirada hacia el piso y con los hombros caídos hacia la avenida Plan de Ayala.  
“Ya me la habían querido aplicar antes, pero nunca le entré a su negocio”, añade.
 
SNE, sólo una vinculadora
La delegación del Servicio Nacional del Empleo (SNE) en Morelos poco puede hacer para proteger y evitar que los futuros empleados sean víctimas de fraudes de empresas que ofrecen vacantes inexistentes. Y es que sólo las puede boletinar para que no vuelvan a tener acceso a los programas.
“Toda empresa que no se ajuste a los requerimientos iniciales y a nuestro convenio de contratación, seguramente la boletinaremos y no tendrá oportunidad de volver a beneficiarse de estos programas”, advirtió el director del SNE en la entidad, Raymundo Parra Hernández a mediados de 2011.
También señala que la institución sólo es un medio que conecta a las empresas con los trabajadores, y que es en esa parte donde termina su tarea.
“Solamente somos una vinculadora, esa es la situación. Quien no está cumpliendo es la empresa, el Servicio Nacional lo único que hizo fue vincular, y si la empresa no cumple será otro tipo de denuncia ante otras instancias”.
 Sin embargo, lamentó que algunas empresas utilicen la mentira para reclutar trabajadores.
“A veces, el empresario, con la intención de obtener una mano de obra que no le cueste, utiliza este tipo de personas”, añade.
Así, quienes tienen una cartera de ofertas de empleo para elegir la empresa y el puesto que quieran ocupar, primero deben enfrentarse a este tipo de fraudes.

Dominan ventas en ofertas de empleo
De 10 a 15 ofertas de empleos para trabajar como agentes, asesores, ejecutivos o promotores de venta aparecen en diversos anuncios, que muchas de las veces son colocados en lugares visibles.
No obstante, en publicaciones dedicadas a ofertar empleos, estas se multiplican, pero realmente en muchas de ellas no dicen la verdad.
La mayoría prometen ingresos que van de mil 500 a 3 mil pesos por semana. Otros ofrecen cantidades que no corresponden a los salarios reales; por ejemplo, una de las vacantes asegura lo siguiente:
“Agente de ventas, ramo, publicidad. Excelente presentación, sexo indistinto. Con necesidad de ingresos mínimos de $18,000.00 mensuales, teléfono…”.
Aparte de los jugosos sueldos, también les ofrecen prestaciones y bonos superiores a los que marca la ley.
Algunos solicitantes exigen el bachillerato o una carrera técnica como  grado mínimo de escolaridad. También que comprueben por lo menos seis meses o un año de experiencia de trabajo.
“Requisitos: 20 a 45 años de edad, bachillerato terminado (preferentemente); disponibilidad de tiempo, experiencia mínima de 1 año”, la empresa que publica ofrece vacantes de vendedores de puerta en puerta (cambaceo), ejecutivos de ventas (en la tienda), cajeros, valuadores, entre otros.
La realidad es otra. Por la experiencia de que han sido enganchados por estos anuncios y se han desempeñado como agentes de ventas, los afectados señalan que el salario se calcula con base en las comisiones.
También, añaden que la capacitación se trata de cuatro horas al día de reuniones para evaluar objetivos: dos por la mañana y dos por la tarde. La oportunidad de crecimiento no es otra cosa más que darles la responsabilidad de los nuevos grupos. i












Hazte fan de Diario de Morelos en Facebook y síguenos en Twitter para estar actualizado con las últimas noticias de Morelos, México y el mundo.

COMENTARIOS