El uso del cigarrillo electrónico, que en los últimos años se promociona cada vez más entre niños y adolescentes, triplica la probabilidad de que el usuario fume más adelante tabaco convencional, advierte hoy un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el consumo de tabaco en el que se piden limitaciones a esos nuevos productos.

Ocho millones de personas mueren anualmente por fumar o por estar expuestas al humo de los cigarrillos, siendo una de las principales causas de muertes que podrían evitarse.

A esto se suma la carga de morbilidad causada por el tabaquismo, que puede provocar patologías graves al extremo de dejar al fumador incapacitado para trabajar.

A pesar de los esfuerzos internacionales y nacionales para atajar esta epidemia, 1.000 millones de personas en el mundo todavía fuman, con un 80 % de ellos que viven en países pobres.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado