El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, autorizó el domingo el uso de plasma para pacientes con COVID-19, después de expresar su frustración por la lentitud en la aprobación de los tratamientos para el coronavirus.

En vísperas de la Convención Nacional Republicana, Trump emitió la orden de emergencia, la cual facilitará que algunos pacientes obtengan el tratamiento con plasma sanguíneo, tomado de pacientes que se han recuperado del COVID-19 y es rico en anticuerpos.

El tratamiento con plasma muestra "una increíble tasa de éxito" y "salvará incontables vidas", clamó Trump el domingo, bastante más exultante que sus propios funcionarios de la salud, que se mostraron mucho más cautos.

Se cree que el plasma contiene poderosos anticuerpos que pueden ayudar a combatir más rápidamente a el Covid-19, y ya ha sido utilizado en pacientes en Estados Unidos y en otros países.

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado