Siguenos en
    

Gana el mercado ropa de segunda

Cuernavaca, Morelos.- En los últimos cinco años, la venta de ropa usada de paca ha impactado a la industria del vestido morelense en un 60 por ciento, lo que ha provocado la quiebra de varios negocios establecidos del ramo.
A pesar de las denuncias sobre esta comercialización, la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive) se enfrenta a la competencia desleal que ha dejado pérdidas millonarias y que ha generado una deserción de empresas locales hacia otros mercados.
Víctor Delgado Boyas, presidente de la Canaive, mencionó que la venta de ropa usada que proviene de otros puntos de la entidad ha crecido debido a la falta de operación de la autoridad competente para detener su comercialización.
Aseguró que la venta de ropa de paca ha ganado espacios al comercio establecido en varios municipios de la entidad, “observamos que en muchos de los tianguis se vende este tipo de ropa, sin que se detenga el crecimiento de estos negocios”, dijo.
Agregó que para la industria del vestido local es difícil competir con estos negocios irregulares que no sólo exponen la salud de los consumidores, sino que también afectan a la económica del país.

Difícil panorama
Delgado Boyas dijo que a través de la difusión han tratado de concientizar a las familias para que no compren esos productos; sin embargo, la Canaive ve complicado terminar por completo con la venta de ropa usada de paca, por la crisis económica por la que atraviesan los ciudadanos.
Aseguró que estos negocios ilegales han tenido un repunte en los últimos años, aunado a la situación económica y a la falta de interés de las autoridades para detener su proliferación.

Piratas de ropa
Informó que a nivel nacional la ropa sigue siendo el tercer producto más pirateado por otros mercados, lo que ha obligado a que los comercios establecidos busquen nuevas forma de operar para competir en el mercado que está siendo afectado por esta actividad.
Advirtió que para este año se tiene contemplado innovar en la producción de la industria morelense, porque de lo contrario el mercado se estaría perdiendo en los próximos años además por la  ropa que se comercializa en talleres clandestinos.
Dijo que debido a este crecimiento de mercado informal se ha incremento la industria subterránea, es decir, talleres familiares han tenido que dejar de producir en el mercado establecido.
“Hemos detectado que las fabricas que antes estaban registradas ahora trabajan en un mercado más barato y menos competitivo”, concluyó el empresario.


COMENTARIOS