Siguenos en
    Redes Sociales

Bajo la lupa: Repetir esquemas

Estamos a menos de cien días del inicio de la Copa del undo de Brasil y la pregunta recurrente que se hace en los cafés o cuando se charla al respecto, por parte de los aficionados es: ¿Cómo ves a la Selección?.
Desgraciadamente hay que contestar con otra pregunta: ¿Cuál Selección?, porque nadie sabe a ciencia cierta qué ocurrirá con el representativo nacional de cara a la justa mundialista. Lo más grave es que ni siquiera Miguel Herrera parece tener en la cabeza siquiera un borrador de la que será su lista definitiva.
¿Seguirá siendo un combinado de América y León, con la obligada incrustación de Oribe Peralta?; ¿Se llamará en forma masiva a los jugadores que juegan, o más bien entrenan en Europa?; ¿Convocará a Marco Fabián luego de sus convincentes y recientes actuaciones con Cruz Azul?; ¿Influirá la prensa para la titularidad de Guillermo Ochoa tras el partido ante Nigeria?; ¿Pondrá a los jugadores en los puestos que realmente dominan?.
Todas ellas son cuestiones que carecen de contestación. Lo que sí se sabe es que se jugará un partido “molero” ante Estados Unidos el 2 de abril, que no es fecha FIFA y que el “Piojo” contará con todos aquellos que podrían ser convocados hasta finales de mayo.
Sin embargo, esto no creo que sea el tema central en la preocupación por saber qué clase de papel hará el tricolor en tierras amazónicas sino que se vuelve a proyectar la película de cada cuatro años.
Un buen sector de la prensa sigue “inflando” al equipo nacional, ponderando las virtudes de un equipo que se “mostró” ante Nigeria. Lo que vimos la mayoría fue a un cuadro inoperante y lento que vivió sus mejores momentos cuando los negritos se cansaron.
Nuestros estrellas están más ocupados en grabar comerciales de televisión que de mostrarse a carta cabal con sus equipos, salvo honrosas excepciones y lo mismo ocurre con el entrenador, con el que corremos el riesgo de que su estampita nos salga en la caja del cereal o en la ficha cuando destapemos una “chela”.
Lo malo de nuestro medio es que no existe mesura para la crítica o el elogio. Determinado jugador es lo máximo un día y un perdedor irredento al otro y si no me lo cree, analice lo que ha pasado con Javier Hernández.
Los “europeos”, como se les llama a los futbolistas contratados en el viejo continente no deberían tener un lugar asegurado en el contingente mundialista azteca pero entraña un riesgo muy grande prescindir de algunos de ellos y que a la hora de la verdad, el grupo salga con su batea de babas.
Herrera ha declarado que la Selección será Rafael Márquez y diez más. Otra frase de cajón. Si a esas vamos, yo declararía que la mía sería con Oribe Peralta y los diez que mejor anduvieran, sin respeto a jerarquías o falsos merecimientos y liderazgos. Ojalá dejaran de…Repetir esquemas.


COMENTARIOS