El trading online no se limita al Forex, ya que un mismo bróker puede ofrecer a sus clientes también trading de acciones, trading de índices bursátiles etcétera, pero cada instrumento y cada mercado tiene unas características y una volatilidad diferentes que jugarán un papel muy importante en la estrategia de trading y que hay que conocer en profundidad antes de arriesgar ningún capital, ya que por ejemplo se sabe que cuanto más volátil es un mercado más arriesgado es. Un buen trader de Forex no tiene porque ser igualmente exitoso en el trading de otro tipo de activos y viceversa. Teniendo en mente esto, vamos a analizar primeramente de qué se trata esto del trading de CFDs y cuáles son algunas de las nociones básicas a manejar de manera general.

 

Diferencias principales entre la inversión clásica en Bolsa y el trading de CFDs

Las primeras diferencias, de hecho dos de las principales, son que en el trading con CFDs el trader no compra el activo con el que realiza el trading sino que utiliza las variaciones en su cotización para posicionarse y operar intentando sacar beneficios con estas, y que opera apalancado, lo que quiere decir que un porcentaje de cada inversión lo deposita el trader y otro lo pone el bróker según el nivel de apalancamiento utilizado en la operación de trading, lo cual puede beneficiar o perjudicar al trader al multiplicar los beneficios y pérdidas que su depósito soportará, las cuales serán por el total de capital movido en la operación. Al tratarse de un producto financiero complejo y difícil de comprender el trading con CFDs con más frecuencia suele reportar pérdidas que beneficios a la mayoría de cuentas minoristas o inexpertas.

 

Por lo tanto, en caso de operar que sea con precaución conociendo lo que se hace y teniendo siempre en cuenta el alto riesgo de pérdida de capital que supone apalancarse en una operación financiera, por lo que es primordial elegir un bróker online convenientemente regulado, y que proteja a sus traders minoristas de posibles deudas aplicando el negative balance protection también parece muy recomendable.

 

Otra diferencia es que en el trading con CFD el bróker online actuará de creador de mercado, es decir, contraparte del trader, y obtiene su ganancia fundamentalmente de los spreads, que son básicamente la diferencia entre el precio de compra de un activo -mayor- y el precio de venta del mismo -menor-, y es también el pago por abrir una posición.

 

Comenzando en el trading

Una vez claros los riesgos que el trading de CFDs suponen para el capital se abre la cuenta en la plataforma de trading online elegida, que mientras se limite a la utilización de una cuenta demo -una cuenta con la que familiarizarse con la forma de operar sin ganar ni perder dinero real- requerirá unas verificaciones menos estrictas que cuando se opere con dinero real, normalmente nombre, apellidos y un correo electrónico para poder finalizar el proceso de darse de alta.

 

Tanto cuando se está empezando con el trading como si ya se es un profesional es interesante explorar el material de análisis que algunos brókeres ofrecen, como los análisis técnicos -que en ningún caso suponen consejos de inversión, sino más información mediante la cual dar forma a una estrategia de trading- o los calendarios económicos, que ayudarán al trader a no perderse ningún anuncio financiero importante, como los datos del paro de EEUU, resultados empresariales, etcétera. Sea cuál sea la estrategia, trading intradía o posiciones abiertas a medio o largo plazo es importante estar informado del mercado para definir mejor la operativa.

 

La estrategia, este será un punto muy importante a tener en cuenta. Si la forma de realizar trading es intradía, abrir y cerrar las posiciones en el mismo periodo de sesiones -esquivando las comisiones nocturnas que los brókeres cobran por mantener una posición abierta entre dos períodos de sesiones- no suele haber grandes movimientos en las cotizaciones. Eso sí, que los movimientos suelan ser menores no implica que deban serlo, y es inevitable que cada cierto tiempo sorprendan fuertes cambios en los precios que pueden hacer mucho daño al capital si pillan al trader a la contra -esta es una de las razones por las que aconsejamos operar con brókeres que no permitan incurrir en deudas-. En el trading más a largo plazo el trader deberá contar con pagar una o varias comisiones nocturnas por sus operaciones abiertas, además de que mientras los mercados permanecen cerrados puede haber cambios en los precios que abran el mercado al día siguiente con un gap de precios, al igual que con el trading intradía –que presenta otras dificultades y retos- deberá vigilar sus operaciones muy de cerca.  

 

Antes de adentrarse en el trading habrá que estudiar y practicar mucho para comprender cómo funcionan sus mecanismos y qué se puede esperar respecto a ganancias y pérdidas, leer opiniones de otros traders será fundamental o incluso adentrarse en foros especializados para encontrar información valiosa que otros usuarios tengan para ofrecer en cuanto a operativas de trading o los brókeres online que ofrecen sus servicios. Y saber que sea la inversión que sea siempre se está en riesgo de perder mucho dinero, así que el conocimiento será la mejor baza disponible, además de no olvidar analizar el contexto en que se mueven las operaciones, que en el caso actual es de alta volatilidad –que además el uso del apalancamiento en trading intensifica- a causa de la pandemia en que llevamos inmersos los últimos meses, lo que crea situaciones de riesgo para el capital, que podría volatilizarse rápidamente de caer en una mala decisión financiera.