Siguenos en
    Redes Sociales

Detallan crimen de maestro de UAEM

Cuernavaca, MORELOS.- “Escuchamos que la señora venía para nosotros, le dije (a mi cómplice) ‘pues vas’, en eso oigo que la señora gritó, yo oí el trancazo, en eso pasé yo corriendo y, como venía como que con miedo, lo tumbé (al catedrático); en eso que veo a Juan Carlos que ya venía con una piedra y me dice ‘ábrete’, y se la suelta al señor en la cabeza, que estaba como tratándose de levantar”, fueron las palabras de Mario Antonio, quien participó, junto con otros dos sujetos, en el homicidio de Alejandro Chao Barona, y su esposa.


Prosigue con su relato: “Me dijo (mi compañero) ‘ten’, me dio la piedra, me dijo dásela, porque seguía vivo, me dijo que yo le diera el piedrazo y la neta no se lo di por miedo”.
El hombre, de oficio albañil, narró la intención original de él y sus cómplices era tocar la puerta y, cuando la mujer les abriera, asustarla y golpearla,  debido a que días antes había despedido a uno de ellos de una obra que se realizaba en el interior de la casa del catedrático.
“Ya teníamos planeado que íbamos a tocar, y que nos abriera la señora porque él iba a poner de pretexto que iba a recoger su ropa, entonces cuando abriera, él iba a patear la puerta y empujar a la señora, y que desmayara del golpe”, expresó.
Sin embargo, debido a que no había nadie en el domicilio, decidieron ingresar con un juego de llaves que con anterioridad habían conseguido con la sirvienta, y de esa manera, lograr su cometido de forma más sencilla.
“Tocamos tres veces y estábamos esperando, volvió a tocar y nada, y tocó la ultima vez y dice ‘no hay nadie, pues mejor para nosotros, así nos metemos’; entonces abrió, y a la primera no quiso dar vuelta, él sacó la copia y según esa era la llave de la entrada, y le dije métela bien, métela hasta el fondo y se abrió”, relató.
Asimismo, autoridades de la Fiscalía General del Estado informaron que cumplimentaron las órdenes de aprehensión por el delito de homicidio doloso, en contra de Juan Carlos, Mario Antonio y Arturo.


COMENTARIOS