Desde que se supo, las vacunas contra el COVID-19 estaban listas o en proceso de estarlo, la esperanza comenzó a incrementar en el mundo, no obstante, la inseguridad en su aplicación y los efectos secundarios que podría tener desató el miedo, sobre todo en lo referente a la Sputnik V, la conocida dosis creada en Rusia.

Días atrás, el Gobierno de México anunció que ya había hecho el trato para recibir dosis rusas, sin embargo, una parte de la población se mostró en contra por la escasa información que había al respecto sobre dicha vacuna hasta que The Lancet, una de las revistas con mayor prestigio en temas médicos dio su veredicto sobre la patente.

De acuerdo con un texto publicado por dicha publicación, la Sputnik V contra COVID-19 ya fue estudiada en su fase 3, uno de los procesos y resultados que más se esperaban para dar tranquilidad respecto a su aplicación y de cuerdo con el informe, los resultados fueron más que favorables.

The Lancet estableció que la dosis mostró un buen perfil de seguridad y lo mejor del caso es que indujo fuertes respuestas inmunes al virus que ha tenido en vilo a la población mundial por al menos un año, un estudio que fue aplicado en voluntarios de al menos 18 años que fueron asignados al azar.

Sputnik V contra COVID-19 de Rusia es segura afirma The Lancet

The Lancet compartió que la vacuna Sputnik V contra COVID-19 tiene una eficacia mayor al 90 por ciento, además de tener una buena tolerancia entre quienes se ofrecieron como voluntarios, así mismo, la publicación estableció detalles de dicho estudio realizado en Moscú, Rusia.

El ensayo de fase 3 fue aplicado de manera aleatoria en 25 hospitales y policlínicos, los participantes presentaron pruebas de PCR y IgG e IgM de SARS-CoV-2 negativas y sin presentar enfermedades infecciosas 14 días antes del estudio, así mismo, la vacuna fue administrada por vía intramuscular.

Entre la primera dosis (rAd26) y la segunda (rAd5) pasaron 21 días luego de recibir dicha vacuna, el resultado final de efectividad resultó en 91.6%,a sí mismo, se informó que entre el 0.3 y 0.4% de los participantes tuvieron eventos adversos, sin embargo, ninguno de los casos fue asociado a la vacuna.

Finalmente, se detalló que las dosis y los estudios para su invención fueron financiados por el Departamento de Salud de la ciudad de Moscú, así como del Fondo Ruso de Inversión Directa, Sberbank y RUSAL.