Es interesante el pensar como la psicología social ha avanzado tanto en estos últimos tiempos. Desde los descubrimientos de Sigmund Freud en su época hasta su análisis y estudio en el siglo pasado los expertos en ciencias no han dejado de descifrar y crear parámetros de comportamientos de los seres humanos que, gracias a la fantástica Era Digital se han venido propagando a todos los países del mundo, asombrando a nuevos licenciados, doctores y expertos en la materia así como a extraños que no ven (o veían) mucho interés en el tema.

Toda la perspectiva del mundo moderno ha cambiado con respecto a sus semejantes en esta materia tras los nuevos descubrimientos de conducta que, apoyados en la estadística llegaron a afirmar que una de cada doscientas personas que existen en el planeta posee el distinguido rasgo de ser considerado un psicópata clínico, un término que aunque para muchos resulte peyorativo no deja de ser un condición humana que nos afecta a muchos de nosotros y que seguramente ya entra en los estándares normales de la población mundial.

El tema se torna un poco más “fantástico” si consideramos que según otro estudio de origen australiano se cree que en promedio existe uno de cada cinco directores generales de las compañías más exitosas de los Estados Unidos que poseen estas características de psicópata clínico (21% de los estudiados).

Muchos podrían preguntarse qué puede significar esta condición y la realidad es que un psicópata no es un elemento tan alarmante como lo pintan en la cultura popular. De hecho, está considerado que aquellos que poseen estos rasgos son semejantes a los comportamientos que debería poseer un gran líder, algo que entonces no nos debería extrañar de verlo en las figuras más importantes de nuestro tiempo.

De hecho, si seguimos por esta línea de pensamiento debemos mencionar que unos de los más grandes personajes de nuestra vida cotidiana son los políticos en puestos de poder, algunos de los cuales es seguro encontrar estos mismos “síntomas” debido a su personalidad y descripción de su vida profesional.

No es de extrañar para nadie que una de las características más interesantes de estos psicópatas clínicos es la clara manipulación para conseguir beneficios personales y el cómo la manipulación política ha sido una de las herramientas más utilizadas por los actuales líderes y cargos de poder en el último tiempo para asumirlo y mantenerlo conforme pasan los años.

El hablar de las cosas que importan como el dinero, las regulaciones, el cese de conflictos, el aumento de la producción y el fin del endeudamiento con entes privados puede ser una constante de estos individuos que resultan en la utilización de su habilidad innata para que las personas se identifiquen con sus ideales.

Ejemplos de sobra tenemos como Bashad al Asad (presidente sirio), Donald Trump (presidente de os EEUU) y los ya fallecidos presidentes Hugo Chávez y Fidel Castro (Jefes de Estado de Venezuela y Cuba respectivamente) que vienen a la mente de todos nosotros cuando hablamos de estas conductas. Solo es cuestión de tiempo descifrar quienes de estos poseen (o poseyeron esta condición) y así atar cabos por uno mismo.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado