CUERNAVACA, MORELOS.- Restauranteros buscarán que la ley “antiplástico de un sólo uso” que ayer entró en vigor en Morelos, aplique de manera general en este sector hasta el próximo año, considerando que la mayoría de negocios que operan con licencia de “restaurante” son medianas y pequeñas empresas.

Al margen del planteamiento que será discutido este mismo día con autoridades de la Secretaría de Desarrollo Sustentable, el responsable de la agenda al interior de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos (Canirac), Harry Nielsen León, apuntó que un número importante de empresas de este ramo ya trabaja con la nueva cultura a favor del ambiente de manera voluntaria.

Nielsen León señaló que por ejemplo, el 99 por ciento de los negocios de comida ha dejado de ofrecer a sus clientes el popote de plástico y este artículo sólo se le facilita al cliente que, de manera expresa, lo solicita.

También subrayó que a un año de que el Congreso aprobó las reformas a las leyes de Residuos Sólidos y de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, en esta industria se impulsó una campaña intensa de concientización para que sus miembros reduzcan el uso de bolsas de plástico y contenedores de unicel de manera paulatina.

El avance ha sido importante, aunque señaló que no todos tienen aún claridad sobre el tipo de productos reciclables con el que podrán sustituirlos, pues esto depende de las opciones que los productores que abastecen el mercado pongan a la venta.

Nielsen León observó que en la coyuntura de la pandemia por el COVID-19 muchos negocios se vieron forzados a echar mano nuevamente de los plásticos para envolver pedidos para llevar, pero el trabajo con las autoridades de la Secretaría de Desarrollo Sustentable para ver la estrategia de sustitución definitiva continúa su curso.

Indicó que a pesar de que la mayoría de los restaurantes que hay en la entidad no son grandes empresas, estos fueron incluidos en el primer bloque de cumplimiento, a la par de tiendas al mayoreo, supermercados, tiendas departamentales, de autoservicio, de conveniencia y farmacias.

PRÓXIMO AÑO, SEGUNDO BLOQUE

El tema será discutido hoy con autoridades del ramo para que se les dé el mismo trato que a las fondas, cocinas y cafeterías y la obligatoriedad empiece en enero de 2022.

El representante exhortó a los restauranteros a estar alertas en los próximos días para no ser sorprendidos por empleados municipales que pretendan llevar a cabo “inspecciones” relativas al uso de los plásticos.

Pues dijo que además, de que solicitarán que les aplique la prórroga de un año más, recordó que las autoridades estatales y municipales aún tienen pendiente la publicación de los reglamentos que le darán legitimidad a la imposición de sanciones.

Por ANTONIETA SÁNCHEZ / antonieta.sanchez@diariodemorelos.com