Actitudes de colaboradores ocasionaron reacción de habitantes; un conflicto más con grupos sociales

Cuernavaca, Morelos.- El Ayuntamiento de Cuernavaca que encabeza José Luis Urióstegui Salgado vuelve a tener un conflicto social, ahora con los habitantes del poblado de Tlaltenango, que se registró el pasado fin de semana.

Ayer, después del mediodía en la cancha de usos múltiples de la colonia, por la actitud de trabajadores de Seprac y otras áreas ante los habitantes fueron ‘corridos’ de lugar.

En videos que circularon a través de las redes sociales, se observa que los habitantes de Tlaltenango, quienes los esperaban para una reunión en la cancha, los “corrieron”, y escoltados por elementos de seguridad y tránsito salió del lugar.

Según testigos, colaboradores tomaron una actitud prepotente con los habitantes, al señalar la conveniencia de que la feria de Tlaltenango fuera reubicada, y a raíz de ahí  la gente gritó y pidió su salida de la cancha, mientras trabajadores de la Ayudantía intervenían.

Con este altercado, José Luis Urióstegui Salgado, alcalde de Cuernavaca, podría enfrentar nuevamente un conflicto social, en los primeros seis meses de su administración.

Cabe recordar que en el informe de sus primeros cien días de Gobierno, el edil panista enfrentó a un grupo de mujeres que se manifestaban en la Glorieta de La Paz.

En ese escenario, elementos de la Secretaría de Protección y Auxilio Ciudadano detuvieron a varias manifestantes, violentando sus derechos, incluso, ellas interpusieron una denuncia en contra del Ayuntamiento de Cuernavaca por los hechos.

Lo anterior provocó que José Luis Urióstegui Salgado presentará disculpas públicas, mostrando que se había cometido un error en contra de las feministas que fueron golpeadas en su administración.

Meses después, otro conflicto se presentó, en uno de los poblados más importantes de Cuernavaca, Ocotepec, donde se dio la detención de un elemento de la Policía Municipal, por tratar de violentar los derechos y usos y costumbres de la comunidad.

En ese entonces, una vez más, hubo conflicto, que a la fecha sigue y no hay diálogo ni acercamiento con las autoridades de ese poblado. 

Otro problema social al que se enfrenta Urióstegui Salgado es con los comerciantes del Adolfo López Mateos, quienes tiraron una estructura metálica de un local semifijo, que está prohibido, pero que autorizo el Ayuntamiento de Cuernavaca.

Aunado a ello, los comerciantes establecidos de plazas del centro de la ciudad, también han dado por terminado el diálogo con el presidente municipal José Luis Urióstegui Salgado por no actuar y permitir la proliferación del comercio informal.

A seis meses de administración del gobierno panista pareciera que están gobernando con la Ley de Herodes, porque existen quejas y denuncias de la falta de agua, proliferación de fugas, falta de servicios básicos, entre otros agravios. 

Y contando...

En los primeros cien días del alcalde, tuvo que salir a dar disculpas luego del conflicto generado por policías.

Frustran reunión. Momentos en que la titular de Seprac, una de los asistentes, se dispone a salir ante el desencuentro.

Por: STAFFDDM / local@diariodemorelos.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado