Vicente, Evelia y Lesem aprovechan el adoctrinamiento en esta temporada para sacarle más dinero a sus feligreses.

CUAUTLA, MORELOS.- Las maniobras perversas que aplica la iglesia cristiana La Vid, pastoreada en Cuautla por Vicente y Evelia (“Bella”), tienen una jugosa etapa en estos días que perfilan el Curso de Verano y los Encuentros de Mujeres, porque representan ingresos de miles de pesos.

Es la advertencia de más y más personas que han sido defraudadas por los explotadores de la necesidad y la fe cristiana que, en estos días, se aprestan a dar un nuevo zarpazo a través de las personas más inocentes que pueden captar, es decir los niños y jóvenes.

Luego de haberlos adoctrinado a través del programa “Igle-Kids”, los menores son convocados al curso de dos semanas con inscripción de 4 mil pesos, con jornadas de 8 de la mañana a 4 de la tarde.

En salones contratados exprofeso, los chicos son aislados de toda distracción para que asimilen mejor la prédica a través de juegos, música y, sobre todo, la necesidad de ofrendar cuanto puedan para merecer el amor de su dios.

Para ganar más el amor celestial, a los menores que previamente se tienen registrados y de los que los pastores conocen hasta los “pecados” en confesión escrita deben invitar a muchos chicos más, aunque antes no hayan estado en la iglesia La Vid.

Todo lo anterior es manejado por Lesem, la hija de Vicente y Evelia, también operadora financiera de toda la organización, apoyada por el trabajo gratuito de los feligreses más avanzados en adoctrinamiento también conocidos como “servidores”.

El curso de verano podría parece como cualquier otro, sin embargo en éste los juegos y toda actividad está orientada al condicionamiento y manipulación psicológica, al final todo con propósito de que “siembren” (den dinero) para merecer un mejor lugar en el reino divino.

Otra actividad que en estos días tiene el mismo objetivo de multiplicar las utilidades económicas de la iglesia asentada en la calle Retirada de Calleja 5 (303) es “Encuentros” para mujeres, también con costo de cuatro mil pesos.

Ahí los pastores aprovechan que ya conocen la vida personal de sus seguidoras, haciéndoles ver la necesidad de que ellas, sus parejas y/o hijos y otros familiares se entreguen por completo a las actividades que supuestamente los sanarán física, emocional y materialmente.

Las mujeres son literalmente encerradas dos días en alguna vivienda preferentemente de Lomas de Cocoyoc, sin opción de uso de telefonía celular u otra forma de comunicación, para que desahoguen todas sus desgracias.

Los pastores les piden que anoten en un pepel preestablecido de opción múltiple, por ejemplo, si su pareja les ha sido infiel o si ellas lo han engañado. También deber anotar si han robado algo, son borrachos, etc., etc.

Posteriormente reciben un martillo y un clavo para que claven el papel en una cruz dispuesta ex profeso y les dicen que Jesús ya ha pagado por todas esas malas conductas y que ahora ellos deben entregar dinero para completar el proceso de su sanación.

El juego perverso del fraude no cesa ahí, toda vez que luego del curso de dos días, cuando regresan a los servicios religiosos normales, están obligados a seguir “ofrendando” para no perder el reino del dios. 

Por STAFF DDM / local@diariodemorelos.com


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado