Cuernavaca, Morelos.- “-El ser padres- representa para los –jóvenes-  que están en internamiento un motivo de impulso y anclaje para que puedan vislumbrar y palpar la necesidad de generar un proyecto de vida, que implica poder ejercer esa responsabilidad de la crianza”, es lo que observa Rosalía Martínez de León, juez de ejecución de sanciones del Tribunal Unitario de Justicia para Adolescentes (TUJA).

Explicó que hay jóvenes del Centro de Ejecución de Medidas Privativas de la Libertad para Adolescentes (Cempla) que son padres y externan su inquietud por salir y ejercer su paternidad, aunque también se preocupan por el hecho de no poder convivir con sus hijos, incluso, algunos se muestran ansiosos.

Por ello se ha determinado otorgar pláticas y que ellos cuenten con las herramientas necesarias para ejercer con responsabilidad este papel, sin embargo, la juez sostuvo que también hacen notar a los jóvenes en conflicto con la ley que aún no son padres el grado de responsabilidad que ello implica, a través de talleres de sexualidad.

“Es muy complicada su situación, están en una situación de conflicto con la ley, teniendo la obligación de llevarla a cabo sometidos a un programa de reinserción, y al mismo tiempo tienen la preocupación de en un futuro próximo criar a sus hijos, y no saben cómo hacerlo”, externó.

En el caso de aquellos jóvenes que ya salieron del Cempla, o están bajo proceso, pero cumpliendo una medida socioeducativa no privativa de la libertad, el ser padres no sólo implica una conciencia de responsabilidad, también es un impulso para no delinquir de nueva cuenta y ser mejores personas.

De esta manera, Díaz de León sostuvo que sí hay casos de éxito de jóvenes que incurrieron en una conducta antisocial y han logrado formar una familia, así como construir un proyecto de vida.

Por: OMAR ROMERO
[email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...