Aguascalientes.- El cuautlense Jair Pereira, defensa del Necaxa, confesó que cuando era joven estuvo en la cárcel por revender boletos.

“Una vez me metieron a la cárcel porque me puse a revender boletos afuera del estadio Azteca, de los que me daban los jugadores del primer equipo (...) ni siquiera los estaba dando más caros, los estaba dando más baratos.

“Me pasé 25 horas en la cárcel, para acabarla de joder, fue peor, estaba buscando cómo llevarme alimento a la boca y terminé en el bote”, dijo el defensa.

“En ese momento no me daba risa, era lo que me tocaba vivir y lo que tenía pasa salir adelante, para poder comer, no hablamos de unos zapatos de futbol hablamos de poder comer, me tocaron momentos difíciles, hasta que llegué a Cruz Azul”, manifestó. 

Pereira dijo que cuando llegó a La Noria, “tuve la fortuna de que me daban de comer, me daban de desayunar, de cenar (...) lo veía como guau, yo tenía un agradecimiento hacia ese club y lo sigo teniendo.

“Me gané mi primer salario de 4,800 pesos y decía ‘no manches, voy a poder ir a ver a mis papás, voy a comprarme mi (boleto) de camión, vaya poder ir a meterme a Martí a la canasta que estaba afuera (de descuentos). 

“No había de mi talla, le relleno con doble calceta o engarruño los pies, a ver cómo le hago y que me queden sí o sí los zapatos’. Viví todas esas y agradezco a Dios haberme podido enfrentar a todas esas cosas y hoy en día aquí estamos”, dijo. 

Staff Diario de Morelos


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado