LO QUE pudo ser un choque laminero resultó un escandalito por la forma en que lo afrontó el diputado y líder estatal del PRI, Alberto Martínez, sobre todo por el momento electoral cuando se presentó.

Tratar de eludir la responsabilidad del daño causado a la fachada de un negocio con una valentonada le costó que en menos de 24 horas lo bajaran de la dirigencia tricolor tlahuica, pero las cosas no cambian.

Aunque el candidato priista a la gubernatura Jorge Meade Ocaranza salió rápido a deslindarse del incidente de su líder local, al final llueve sobre mojado, en obvio de la falta de orden del PRI Morelos y el nacional.

¡AH! QUÉ tiempos aquellos cuando en algunos sectores de la sociedad hasta era socialmente aceptado en consumo de alcohol bajo la máxima de “las tres de rigor”, en la suposición de que eso no era estar alcoholizado.

Pero esos tiempos se han ido, como lo comprobó el mismísimo encargado del alcoholímetro de Temixco, José Luis Ayala Martínez, quien presuntamente alcoholizado provocó un coche automovilístico.

A saber, al también director de Prevención del Delito en ese municipio le costó el cargo y de paso le tumbó la máscara al “Capitán Justicia”. Valga esto para advertir que nadie debe evadir sus responsabilidades.

A PROPÓSITO, sigue durmiendo el sueño de los justos el proyecto de “alcoholímetro” en Cuernavaca, que lo han manoseado los cabildos en diversas administraciones y, aunque ha estado cerca, no ha cuajado.

En el más reciente intento de organizar la cacería de borrachines al volante en la capital de Morelos se topó con que no se contaba con un sitio digno para la detención, pues era una real pocilga nauseabunda.

Y ahí quedó el intento, es la fecha que ningún regidor, funcionario alto o medio, agrupación empresarial o civil, retome el tema, que mientras está en el olvido no deja de haber accidentes vinculados al trago-volante.

POR CIERTO, se ha difundido poco el Art. 238 del Código Penal para Morelos, cuyo inciso III indica que también se retirará el derecho a conducir vehículos si se causa daño a terceros. Alias, mucho ojo…

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...