EN EL papel, la arenga natural sería “¡Serenos, morenos de Morelos!”, para las bases y dirigencia del Partido Movimiento de Regeneración Nacional en la entidad, pero a nivel de tierra, la cosa es más delicada.

El proyecto de la Cuarta Transformación no va bien rumbo al proceso electoral que tendrá su jornada cumbre el 6 de junio, porque la línea de “ayuntarse” con el Partido Encuentro Social amenaza causar bajas.

De entrada, su líder espiritual, más que su guía moral Andrés Manuel López Obrador no estará en la boleta como en el ’18 para echarse a la hamaca esperando que les sople los miles de votos para salir ganadores.

FIEL A su naturaleza contestataria, el ala radical del lopezobradorismo en Morelos difícilmente volverá a tolerar que en el nombre de la 4T se le vuelva a relegar en un proyecto que realmente en ajeno a su causa.

Más aún, el crecimiento de la baraja de opciones de voto en la próxima jornada electoral es muy probable que divida más a aquellos que en el transcurso de dos años han encontrado inconsistencias en sus líderes.

Hoy mismo la dirigencia nacional, en manos de Mario Delgado, está más cuestionada por todo el territorio que ni siquiera cuando la llevó Yeidckol Polevnsky, quizá porque ella no tuvo un reto como el actual.

MIENTRAS LA dirigencia –de papelestatal de Morena mide si es mejor agacharse o saltar en defensa de su dignidad, hay dos-tres personajes que realmente mueven la cuna y que a pragmáticos no les gana nadie.

El quid es ¿con quién realmente de Morelos ha negociado la dirigencia nacional morenista para hasta ahora mantener viva la coalición con Encuentro Social y Nueva Alianza? ¿A cambio de qué validar la alianza?

Cuando todo parece un cantado “palo dado” sobre el futuro electoral de los morenos de Morelos, toma forma el riesgo de que a la postre el mayor perjuicio sea para todo el movimiento, ni uno ni otro saldría ganador.

Y ES aquí donde se empiezan a envalentonar a grado de “ya me veo” de los panistas y los priistas con sus respectivos “ayuntados”. No cabe la menor duda que la de este año será una elección, con mucho, atípica.

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1