COMO SI no fuera suficiente la necia inseguridad que apenas se redujo en algunos delitos como el secuestro en 2020, así como la crisis sanitaria por COVID, en este 2021 asoma una potencial escalada de precios.

Dicen, los que dicen que saben, que tal expectativa obedece al alza del 3.3 por ciento anunciada por el gobierno federal al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), que alcanza las gasolinas y diésel.

Alias, ese incremento pega directo en el distribuidor que pagará a su proveedor tan sólo en impuesto 5.11 pesos de la Magna y 4.31 pesos de la Premium. Y difícilmente los gasolineros absorberán el paquete.

MÁS AÚN, el incremento al IEPS también se verá reflejado en las bebidas azucaradas y cigarros de manera directa para los que son consumidores de lo mismo, pero también para quienes no lo son…

Es decir, el aumento a los combustibles mencionados por natural repercutirá en prácticamente todo el comercio por efecto de costos de transporte de insumos para la producción y la distribución misma.

Cuentan los expertos en finanzas que emparejados estos aumentos al alza obligatoria al salario mínimo se está generando un coctel nada conveniente para el consumidor final, lo que parece una suerte echada.

Y ES aquí donde la oposición va encontrando argumentos para que la guerra política ahonde, en principio con el argumento de que con el nuevo gobierno las gasolinas no subirían de costo por ninguna razón.

Así que el anhelo de unidad nacional no sólo se frena sino que se torna más lejano, en medio del discurso que ha pasado de fifís vs. chairos, hasta estos últimos llamados nacos, estando todos en el mismo barco.

Sí, todos en la misma dinámica del consumo de tortilla, que por cierto es mercancía de consumo básico y desde ya también se espera que vaya alzando su costo en el que es quizá el peor de los momentos.

POR TODO lo anterior y más, ahora más que nunca la llamada “cuesta de enero” vaya que se antoja escarpada, con pocas agarraderas y, en principio, con la expectativa de la llegada de la vacuna contra COVID.

Por E. Zapata / opinion@diariodemorelos.com / Twitter: @ezapata1