LOS DIPUTADOS ya quedaron contentos. Lograron lo que pretendían, hacerse de espacios que habían sido otorgados de manera unilateral, por la presidencia del Congreso para designar a funcionarios en áreas estratégicas.

En el reacomodo, más de 100 trabajadores salieron, algunos con la sospecha de ser espías de los anteriores legisladores. ¿Será?

¿Cómo lo logaron? Se dieron sendos encerrones en la oficina del diputado Alfonso de Jesús, dónde jugaron tómbola. Metieron los cargos tanto del Congreso como de la ESAF, para lograr que a todos les tocaran dos posiciones.

Eso puede ser contraproducente: Con el reemplazo del director jurídico se podrían causar más pesos jurídicos por los plazos y tiempos que NO se están cumpliendo. Por ejemplo, el Congreso ha pedido más tiempo para  presentar alegatos en el caso de las pensiones doradas.

EN EL DISEÑO del Palacio Legislativo no se pensó en las personas de la tercera edad o en personas con discapacidad o en los propios diputados que pueden en cualquier momento tener algún problema físico o de salud que les impida subir y bajar las decenas de escalones. Incluso el sanitario quedó en el piso superior.

Resulta que es el caso de los diputados Alfonso Martínez y Blanca Sánchez, uno con problema de rodilla y otra con tobillo luxado, sin contar el problema de ciática del diputado Javier García.

no existen las casualidades. Resulta que el comisionado del INAI, Carlos Alberto Bonnin, se aventó desde un quinto piso en la sede de la dependencia, por lo que la Procuraduría de Justicia de la CDMX decretó el hecho como un suicidio.

Este comisionado trabajó en diversos casos polémicos desde que rindió protesta, en abril pasado, entre ellos: el asesinato de Luis Donaldo Colosio, la inspección a guarderías del IMSS, el informe de Reconstrucción del 19S y la apertura del caso Odebrecht.

La muerte de Bonnin hizo recordar el deceso fulminante de Jorge Enrique Pizano, testigo clave en la investigación del caso Odebrecht en Colombia, por un infarto, así como la de su hijo, Alejandro Pizano, tres días después, por envenenamiento por ingesta de cianuro en casa de su padre.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1