AHORA resulta que el gobierno de Temixco anda “coyoteando” o haciéndole la chamba sucia a empresas que pretenden instalarse donde hace poco se cultivaban rosas y arroz en temporadas sucesivas.

Para ello, hasta parece intento de cohecho que una representante del Ayuntamiento ofreciera al pueblo de Campo Sotelo obras a cambio de que se permita la construcción de una bodega ajena a la comunidad.

Si las dichas obras fueran a cuenta de la empresa, huele muy mal, porque no tiene ninguna obligación; pero si fuera a cuenta del gobierno municipal, peor, porque no deben condicionar y es su obligación.

BIEN dicen que una golondrina no hace verano, pero cuando ves más de dos-tres, como que dan ganas de ilusionarse, como en el caso de los operativos para atorar a quienes circulan con motocicletas robadas.

Y sí, de enero a abril las cifras de ese delito han ido a la baja, no tanto como para echar campanas a vuelo, pero ahí va, y ayer se confirmó con oootro motoneto que circulaba chueco frenado por la Fiscalía estatal.

Con esta detención, diríase que de la cuota promedio de dos motos robadas cada día esta vez baja a la mitad; será cosa de ver la manera en que evoluciona el programa policiaco, benéfico por muchas razones.

CON eso de que el Juez XIII de Dto. del Edomex ordenó la suspensión, aunque sea momentánea, para los trabajos de construcción del aeropuerto de Santa Lucía (Zumpango), se asoma una luz para el de Cuernavaca.

Es decir, tardará más el inicio de operaciones de esa pista aérea, tal vez por eso acá se insiste en mejorar y complementar las instalaciones del Mariano Matamoros, como probable opción al saturado de la CDMX.

Alguien deberá ahondar en por qué el nuestro es el único de la red metropolitana de aeropuertos que prácticamente no tiene operaciones comerciales o quizá ese alguien tiene una sorpresa y pronto la veremos.

LOS intentos de “ayudar” a Morelos con una mejor iluminación en sus calles y otros espacios públicos parecían olvidados, pero vuelve a sonar el tema con alguna empresa que se sacrificaría tomando dos-tres contratos. ¡Bah!

Por E. Zapata / [email protected]
Twitter: @ezapata1


Últimas Noticias