Landon Yahir murió el jueves, momentos después de que su padre lo obligara a comerse su excremento. 

Según el desgarrador testimonio de su hermanito de 4 años, Álvarez Malacara, padre de Landon, obligó al menor a consumir su excremento cuando estaban en casa de sus abuelos, en la colonia Misión Cerritos. 

El menor empezó a vomitar constantemente. La madrastra del menor, Olga Leticia Moreno Zapata, le dio leche y caldo de pollo al niño intentando desaparecer su malestar. 
 

 

El vómito no cesó y el menor sufrió una broncoaspiración que le provocó la muerte. 

 

Con intenciones de ocultar lo ocurrido, los padres trasladaron al niño a una estación de bomberos de la colonia Morelos. Los paramédicos confirmaron su fallecimiento e informaron el caso a la Fiscalía General del Estado

Los padres biológicos y la madrastra, Olga Leticia, fueron detenidos, pero liberados al instante. El testimonio de Santiago, el hermano menor del fallecido, y los resultados de la necropsia, que revelaban que Landon aún tenía restos de excremento en su estómago, no fueron suficientes motivos para mantener detenidos a los padres.

Los familiares del menor exigen justicia 
 

El resto de la familia de Landon asegura que Jacinto Álvarez, papá de Landon, y Olga Leticia Moreno fueron culpables de lo sucedido y exigen justicia.

“Pedimos que se haga justicia, que las autoridades los detengan, no es posible…, solo falta que les entreguen a los otros niños, ya sería por de más”, dijo Consuelo Jiménez, hermana de Jacinto.

Desde que la relación entre Jacinto Álvarez Malacara y Ángeles Yosuri Villalobos Pérez, los padres biológicos de Landon Yahir, se terminó hace 5 años, el menor quedó en total abandono en casa de sus abuelos. 

 

Se comenta que los vecinos del lugar apreciaban mucho Yahir. El niño pasaba mucho tiempo con ellos. Le apodaban “El Chavo del 8”. 

 

Un tío del menor era quien se hacía cargo de su manutención, situación que no le agradaba a Jacinto y le prohibió alimentar a su hijo. 

Los años transcurrieron, Landon creció y era querido por los vecinos del sector, dado que pasaba mucho tiempo con ellos; estudiaba en la escuela Cristóbal Colón, ubicada en la colonia de un costado, ahí uno de sus tíos quien pertenecía a la sociedad de padres de familia, se hacía cargo de él, hecho que molestaba a Jacinto, padre de Yahír, quien prohibió a su hermano alimentar al niño.

 

Hace casi un año, en el mes de noviembre, Jacinto acudió a la colonia Misión Cerritos, donde vivía su hijo con sus abuelos, padres de la madre:

 

 

“Me lo arrebató de las manos, no preguntó nada, lo agarró y se lo llevó, dijo que se lo llevaría a Monterrey, y que le valía lo que pensáramos, yo le dije que se metería en problemas, pero no entendió”, dijo Francisco Villalobos, abuelo del menor.

 

 

En ese entonces, Jacinto ya tenía cuatro hijos más con su actual pareja de nombre Olga Leticia, y fue ahí donde se agravó el maltrato y los descuidos hacia Landon, quien no era considerado parte de la familia y vivía aislado en su cuarto, donde dormía, comía de vez en cuando e incluso hacia sus necesidades fisiológicas dentro de una bolsa de plástico que le proveían día con día.

Pese a que sus hermanos, tíos de Landon pedían a Jacinto que trajera al niño a Saltillo, éste se negaba: “Nosotros siempre le dijimos que lo trajera, no sabíamos en las condiciones que estaba”, testificó Consuelo Jiménez, tía del fallecido.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado