Harry Matadeen de 34 años, dice que beber su propia orina es la clave para la salud y la juventud eterna.

Harry menciona que desde que comenzó con este extraño hábito, lo ha hecho parecer 10 años más joven.

El hombre comenzó a beber sus propios líquidos desde el año 2016 y desde entonces se ha curado de sus problemas de salud mental, incluida la ansiedad social.

Dijo que sus condiciones desaparecieron casi de inmediato, y ahora Harry, de Hampshire, Inglaterra, es un defensor de beber la orina.

Harry mencionó que los supuestos beneficios de la orina están "más allá de mi imaginación". "Desde el momento en que bebí la orina, despertó mi cerebro y eliminó mi depresión", detalló el hombre.

"Sentí una nueva sensación de paz, calma y determinación", Harry dijo que su orina está "súper limpia" y ahora disfruta tomar 200 mililitros de su líquido vital todos los días.

"La orina envejecida siempre huele mal y el sabor es refinado y adquirido. ¡Solo diré que lleva un tiempo acostumbrarse!"

"De hecho, ahora me gusta el olor y el sabor de mi orina envejecida, debido a la neuroasociación de los beneficios y la alegría que me da después de que la tomo en mi sistema".

A pesar de los supuestos beneficios, Harry ha recibido algunas reacciones negativas de los miembros de su familia por sus elecciones de estilo de vida.

"Mi familia nunca lo aprobó y pensó que era repugnante desde el principio". Agregó que su hermana no le habla desde que inició su terapia de orina.

Además de beber su orina, Harry también se frota la orina en la cara para usarla como cuidado de la piel, y afirma que le ha quitado años a su apariencia.

"La orina me ha hecho parecer mucho más joven. Beber la orina envejecida ha revitalizado mi rostro a sus años juveniles y cuando me lo froto en la cara, la diferencia es instantánea y obvia".

El médico de cabecera Dr. Jeff Foster dijo sobre el régimen de Harry: "La orina es un producto de desecho que contiene aproximadamente un 90 % de agua. El resto es amoníaco y sales, algunas bacterias y otros productos de desecho".

"No se conocen beneficios de salud informados por beber o frotar su propia orina en su cuerpo (o la orina de otra persona)"

"Por vía oral, es mucho peor: en realidad puede acelerar el proceso de deshidratación y potencialmente introducir bacterias". "Los productos de desecho son desechos por una razón", detalló el médico.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado