La adicción a las drogas saboteó la vida de Brayden Morton durante cinco años. A lo largo de ese tiempo, intentó desintoxicarse del fentanilo 16 veces antes de salir airoso. Por eso, cuando encontró a la persona que le robó a su querida perra, Darla, y descubrió que era adicta al fentanilo, supo qué hacer: pagar su rehabilitación y ayudar a salvar su vida.

En junio, Morton estaba trabajando en su casa de Cranbrook en la Columbia Británica, mientras Darla, una shar-pei china de 3 años, descansaba en la terraza tomando el sol.

Mientras trabajaba, Morton oyó un fuerte ruido seguido del sonido de la apertura de su puerta.

"Miré por la ventana y ya no vi a Darla. Bajé las escaleras y salí a la terraza, Darla ya no estaba, y vi que una camioneta Ford azul salía a toda velocidad", dijo Morton, de 35 años, a CNN.

Cuando le robaron a Darla, la vida de Morton se detuvo, dice: nada importaba más que encontrarla.

"No pensé que la recuperaría ni que la volvería a ver", dijo, conteniendo las lágrimas. "Pensé que acabaría en un ring de lucha o algo peor. Pensé que se había ido para siempre".

"Sabía en mi corazón que esta persona tenía a Darla"

Morton llamó a la policía inmediatamente después de la desaparición de Darla. Le aconsejaron que iniciara una búsqueda en las redes sociales.

Escribió una publicación en Facebook en el que ofrecía una recompensa de US$ 5.000 para quien ayudara a regresar a Darla a casa. Recibió miles de pistas. La mayoría, dice, eran promesas vacías e intentos de conseguir el dinero de la recompensa.

 

 

Pero entonces recibió una pista que esperaba que fuera real.

Una mujer dijo que había visto la misma camioneta, una Ford azul de modelo antiguo, y que estaba estacionada dentro de un taller mecánico con un perro dentro.

"Así que conduje hasta allí y vi la camioneta y, para no hacer más larga la historia, Darla no estaba allí", dijo Morton. "Estaba muy alterado y en actitud acusadora hacia el caballero que estaba en el vehículo. En ese momento estaba seguro de que era él, así que no estaba siendo amable".

Pero un día después Morton recibió una llamada de un número bloqueado.

"Lo contesté y todo lo que oí fue lo que parecía una joven llorando", dijo. "Supe en mi corazón que esa persona tenía a Darla. Le dije que no estaba enojado con ella... y que tomaría el dinero de la recompensa y acudiría a ella".

Morton llamó a la policía. A pesar de sus intentos de acompañarlo al lugar de encuentro, Morton decidió ir a ver a la persona solo para que no se asustara e intentara huir. Cuando llegó allí, lo primero que vio fue a Darla.

"En cuanto la vi, corrí hacia ella y la cogí. Me pareció demasiado bueno para ser verdad", dijo Morton. "Estaba tan feliz de verme. Estábamos tan contentos de vernos".

Pero entonces, al mirar a la joven que se había llevado a su perro, dice que reconoció en sus ojos una vieja versión de sí mismo.

"Era evidente que estaba enganchada a las drogas", dijo. "Le di un abrazo y me dijo: '¿Por qué abrazarías a un pedazo de basura como yo?'".

Morton le dijo: "Fui adicto a las drogas durante años. Sé lo que estás tomando. Sé lo que haces. Te perdono completamente".

En lugar de darle el dinero de la recompensa, por miedo a que se lo gastara en drogas, Morton le preguntó si podía pagarle un tratamiento de rehabilitación.

Ella dijo que sí y se abrazaron yllorando juntos.

El portavoz de la Real Policía Montada de Canadá, el sargento Chris Manseau, confirmó la historia a CNN.

"Tuvieron una conversación y él recuperó el perro. Se habló de una recompensa", dijo Manseau. "El propietario no quiso presentar cargos contra la persona que devolvió el perro. Esa persona intentó implicar a otros. Sin embargo, no pudimos llegar a esa conclusión".


Cumple los criterios de   The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado