Los estudios médicos de rutina son indispensables para garantizar una buena salud, prevenir una enfermedad o detectarla a tiempo para hacer todo lo posible por curarla.

Son diferentes dependiendo de la edad, sexo o historia familiar del paciente.

Tienen el objetivo de inspeccionar la salud de los pacientes a través de la extracción de una pequeña cantidad de sangre, orina, heces, entre otros fluidos corporales. Su estudio se realiza utilizando los principios del análisis bioquímico, a través del cual se pueden diagnosticar enfermedades como la diabetes, anemias e infecciones.

Asimismo, con ellos se pueden detectar el estado y funcionalidad de los órganos, los niveles de concentración de la sangre y los cambios que esté sufriendo el organismo.

CDI Abril

Análisis de rutina más frecuentes

1 Antígeno Prostático Específico

En el caso de los hombres, el Antígeno Prostático Específico (PSA) es una enzima producida por las células de la próstata. Las elevaciones en su concentración pueden indicar alguna alteración en este órgano, tanto benigna como maligna, como el cáncer de próstata.

Como norma general, se recomienda realizar este análisis en hombres de más de 50 años. En el caso de la población de riesgo, como afroamericanos, y aquellos hombres que tengan a su padre o hermano con diagnóstico de cáncer de próstata, los controles deben ser a partir de los 45 años.

2 Biometría hemática completa

La biometría hemática es una de las pruebas indicadas con mayor frecuencia, pues brinda información de una amplia gama de enfermedades, desde infecciones virales, bacterianas o parasitarias hasta inflamaciones, problemas de alergias y alteraciones nutricionales.

Entrega información cuantitativa y cualitativa sobre los elementos presentes en la sangre, como los glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Además, indica los valores de hemoglobina presente, una medida clave para evaluar, junto con los valores llamados constantes hematológicas, la presencia de anemia.

Incluso, puede aportar información de enfermedades graves, como insuficiencia medular o renal, o neoplasias de diverso tipo o ubicación, como las leucemias.

Así como enfermedades cardiacas, trastornos inmunitarios, de célula ósea, cáncer, infecciones y reacciones a algunos medicamentos.

Se toma una muestra de sangre que evalúa información de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, así como de otros elementos como hemoglobina, leucocitos, eritrocitos y hematocitos.

3 Perfil tiroideo

La mayoría de los doctores suelen indicar la medición de 1 o 2 marcadores tiroideos que, por lo general, son TSH y T4 total, pero sólo dan una idea parcial de cómo está funcionando la glándula tiroides. 

Existen exámenes de sangre ampliados que entregan un panorama global de la tiroides, como T4 libre, T3 total y T3 libre. A esto se suman los anticuerpos antitiroperoxidasas (anti TPO) y antitiroglobulina (ATG), que son claves para identificar alguna alteración autoinmune que puede llevar a desarrollar enfermedades que desemboquen en hipotiroidismo.

4 Química sanguínea

Para este tipo de análisis se toma una muestra de sangre y se analizan diversos elementos para diagnosticar padecimientos como:

-Enfermedades de las arterias coronarias por medio del nivel de los triglicéridos.
-Diabetes tipo I o II según los niveles de glucosa.
-La función renal de acuerdo a los niveles de urea.
-Enfermedades cardiovasculares o dislipidemias con los niveles de colesterol.
-El funcionamiento de los riñones a través de los números de creatinina.
-Enfermedad renal crónica o gota según el ácido úrico.

Una química sanguínea básica analiza los seis elementos previamente mencionados, sin embargo, puede estudiar hasta 35 elementos o más para hacer un diagnóstico mucho más profundo o específico.

5 Examen general de orina (EGO)

El examen general de orina, también llamado EGO, mide la densidad, concentración, acidez y presencia de diversos compuestos químicos dentro de la orina.

Un EGO sirve para encontrar microorganismos infecciosos, sustancias tóxicas, fallas en el funcionamiento renal, cálculos en el riñón o en la vejiga y trastornos en la sangre.

6 Papanicolau

Es la técnica más utilizada para detectar de forma precoz el cáncer de cuello uterino y las lesiones precancerosas. Está considerada una prueba fundamental para reducir la incidencia y mortalidad de este tipo de cáncer, cuyo impacto ha disminuido enormemente desde su aplicación.

Se trata de una prueba sencilla, no dolorosa, que se realiza durante los exámenes ginecológicos rutinarios. Mediante una espátula se obtienen células del fondo de la vagina y del cérvix, y con un pequeño cepillo redondeado se toman células del interior del cuello. Todas estas muestras se mandan analizar en laboratorio.

7 Examen coproparasitoscópico (CPS)

Es un estudio de laboratorio con el cual se realiza análisis de la materia fecal, para detectar la presencia de parásitos gastrointestinaleshepáticos o pulmonares.

Es el estudio de laboratorio que se realiza más frecuentemente y forma parte de la rutina en todos los laboratorios clínicos. Permite la identificación de parásitos hasta en 49.1 % de niños sanos.

Este examen nos sirve para establecer un diagnóstico definitivo de parasitosis intestinal, la cual nos ayudará en caso de que la infestación sea por helmintos (gusanos), que se observan mediante la identificación de huevos en las heces o si la infestación es por protozoos (amebas) que se diagnostican mediante los hallazgos de trofozoítos.  

La eficacia para establecer un diagnóstico correcto depende de la indicación y preparación de la muestra, los datos de antecedentes que sean aportados al laboratorio y la completa ejecución del examen microscópico.

 

8 Exudado faríngeo

Un cultivo del exudado faríngeo es una prueba para detectar microbios (como bacterias o un hongo) que pueden causar una infección. Se añade una muestra de células de la parte posterior de su garganta a una sustancia que estimula la multiplicación de los microbios. Si no hay una multiplicación de microbios, el cultivo es negativo. Si hay una multiplicación de microbios que pueden causar una infección, el cultivo es positivo. El tipo de microbio puede identificarse con un microscopio o pruebas químicas. A veces, se hacen otras pruebas para determinar cuál es el medicamento adecuado para tratar la infección. Estas se llaman pruebas de sensibilidad (antibiograma).

El estudio requiere de una buena toma de la muestra, usando un hisopo de algodón o dacrón, con un raspado vigoroso del área amigdalina y faringe posterior, hacer un adecuado transporte de la muestra a un laboratorio confiable.

Realízate tus estudios de laboratorios rutinarios en estas vacaciones. Consulta a tu médico.

 cdimorelos.com/tienda

 

julio 2024  - CDI Morelos

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Sigue el canal de Diario De Morelos en WhatsApp