compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Usada por casi todas las culturas antiguas del mundo, muy pocas trabajaron la concha con la perfección que alcanzaron los pueblos mesoamericanos, comentó la antropóloga Lourdes Suárez.

Dedicada desde hace más de 50 años al estudio de las conchas y caracoles, la investigadora presenta en el Museo de Sitio de Xochicalco una serie de imágenes de gran formato que dan cuenta del amplio uso de estos materiales con fines sagrados que les daban las culturas prehispánicas.
Pionera a nivel internacional en el estudio del material conquiológico y malacológico, la investigadora emérita del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) coordinó la investigación para el montaje de esta muestra que se ha presentado en varios museos del país desde hace más de una década.
La exposición Conchas y caracoles, ese universo maravilloso, compuesta por 43 fotografías a color de Martha Alicia López Díaz, resalta el sentido mítico que los pueblos prehispánicos le otorgaron a estos moluscos, que debido a su procedencia (el agua, vital para el desarrollo de la vida humana) les conferían valores mágicos y sobrenaturales derivados de su imagen.
Imágenes de ornamentos, como collares de cuentas, pendientes, brazaletes, orejeras, narigueras e incrustaciones, elaborados por diversas culturas mesoamericanas, forman parte de la muestra, que también permite admirar pectorales decorados en altorrelieve y otros objetos sobre los cuales se aplicaron distintas y variadas técnicas.
Éstos tenían, además de una función suntuaria, un simbolismo religioso, pues se portaban en relación con las características de ciertas deidades, explicó la especialista. “Es un material muy hermoso y significativo, de una profundidad muy grande, pero poco apreciado por la gente que acude a los museos debido a que es pequeño”.
Sin embargo, subrayó que las sociedades mesoamericanas desarrollaron técnicas extraordinarias para el trabajo de la concha, que también revela un sentido estético y encierra un significado religioso y cósmico, en tanto que representa las estrellas del universo. 

"Mis alumnos (...) reproducen los objetos en conchas actuales, utilizando las técnicas antiguas para poder estudiar y comprobar cómo se trabajaron estos materiales.”
Lourdes Suárez, antropóloga

DDM REDACCión
[email protected]