Hasta diciembre de 2019, los coronavirus habían alcanzado poca atención en la agenda mundial. Hubo epidemias con ese tipo de virus que ahora se llama SARS-COV-1 en 2002 y en 2012 con el MERS.

Sin embargo la actual pandemia ha llevado a los investigadores a retroceder en el pasado para buscar otros precedentes. Se sabe que los virus zoonóticos han causado epidemias y pandemias en las poblaciones humanas durante siglos.

Un grupo de científicos de Australia y los Estados Unidos descubrió ahora que ocurrió una epidemia de coronavirus en Asia Oriental hace 20.000 años. Encontraron las huellas de esa epidemia al hacer un estudio genómico en la composición genética de los habitantes de esa zona.

Dicho trabajo se publicó esta semana en la revista Current Biology.

Es preciso mencionar que en los últimos 20 años se produjeron tres brotes de coronavirus graves epidémicos:

El SARS-CoV que dio lugar al Síndrome Respiratorio Agudo Severo, originado en China en 2002 y que mató a más de 800 personas.  Más adelante, fue el MERS-CoV que dio lugar al Síndrome Respiratorio de Oriente Medio, que mató a más de 850 personas, y por último el SARS-CoV-2 que dio lugar a la enfermedad COVID-19, que ya ha matado a 3,8 de millones de personas en todo el mundo.

El nuevo estudio de la evolución del genoma humano ha revelado ahora que otra gran epidemia de coronavirus estalló miles de años antes.  Kirill Alexandrov, profesor de biología sintética en la Universidad Tecnológica de Queensland (QUT), en Australia, y autor principal del estudio, explica que usaron "genomas contemporáneos en los que el análisis bioinformático pudo identificar cambios en los genes que interactúan con los virus que aparecieron hace mucho tiempo".

En concreto, sintetizaron proteínas humanas y del SARS-CoV-2, donde descubrieron evidencias de que los antepasados de la actual población del este de Asia sufrieron esa enfermedad.

La epidemia habría afectado a habitantes de las áreas que hoy ocupan China, Japón, Mongolia, Corea del Norte, Corea del Sur y Taiwan. "Este antiguo virus tuvo que haber estado muy extendido y debió infectar a una gran proporción de los antiguos habitantes del este de Asia para haber desencadenado los fuertes eventos de selección que observamos en los genomas de personas de Asia oriental", sostiene su colega David Enard, especialista en bioinformática de la Universidad de Arizona y coautor del estudio.

Los científicos argumentaron que hicieron el rastreo de los coronavirus en el pasado porque puede aportar pistas para entender la pandemia actual y actuar para la prevención en el futuro.

 

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado