Incluso cuando se detectan a tiempo, algunos tipos de cáncer son más agresivos y mortales que otros. Este es el caso, por ejemplo, del cáncer de mama triple negativo que representa del 10 al 15% de todos los cánceres de mama. Este cáncer afecta a 225 mil pacientes en todo el mundo.

Alrededor de la mitad de los pacientes desarrollarán recidivas (reaparición de una enfermedad) locales y metástasis, independientemente del tratamiento que reciban. Actualmente, ningún tratamiento específico es capaz de prevenir estos dos eventos. Los pacientes que padecen cáncer de mama triple negativo generalizado tienen sólo una posibilidad entre diez de curarse.

La esperanza nunca muere

En 2014, Pierre Sonveaux, investigador del Instituto de investigación experimental y clínica de la Universidad de Lovaina (UCLouvain), en Bélgica, logró demostrar que era posible prevenir la aparición de metástasis de tumores de melanoma en ratones. Sin embargo, las moléculas experimentales utilizadas en ese momento estaban lejos de convertirse en medicamentos.

Desde entonces, el investigador de UCLouvain y su equipo, incluida la investigadora posdoctoral Tania Capeloa, han continuado su trabajo.

Ahora han conseguido establecer que un fármaco desarrollado para enfermedades distintas al cáncer, MitoQ, evita la aparición de metástasis en un 80% y la reincidencia local del cáncer de mama humano en un 75% de los casos en ratones. Por el contrario, la mayoría de los ratones no tratados sufrieron una recurrencia de su cáncer, que se propagó.

Para ello, los investigadores trataron ratones afectados por cáncer de mama humano. Los trataron como se trata a los pacientes de hospital, es decir, combinando la cirugía con un cóctel cuidadosamente dosificado de quimioterapias estándar.

Sin embargo, los investigadores de UCLouvain complementaron este tratamiento estándar con la nueva molécula, MitoQ. No sólo demostraron que la administración es compatible con las quimioterapias estándar, sino que este innovador tratamiento previene tanto las recaídas como las metástasis del cáncer de mama en ratones. “Esperábamos poder bloquear las metástasis”, dice con entusiasmo Pierre Sonveaux, investigador.

"Pero prevenir la recurrencia del cáncer fue totalmente inesperado. Obtener este tipo de resultado es una gran motivación para que podamos continuar". En definitiva, se trata de un paso de gigante dado que las tres principales causas de mortalidad por cáncer son las recidivas, la propagación del cáncer por metástasis y la resistencia al tratamiento, y que actualmente no se conoce otra molécula capaz de actuar como MitoQ.

¿Cómo funciona el medicamento?

Los cánceres consisten en dos tipos de células cancerosas: las que proliferan y son sensibles a los tratamientos clínicos y las que están latentes y esperan su momento. Tales células son más dañinas.

¿El problema? Estas células madre cancerosas son resistentes a los tratamientos clínicos. Dan como resultado metástasis y si, lamentablemente, la cirugía del cáncer no logra extirparlas todas, provocan recurrencias. Estas recaídas actualmente se tratan con quimioterapia. Sin embargo, esto tiende a ser relativamente ineficaz debido a la resistencia al tratamiento desarrollada por las células tumorales.

Aquí es donde entra el importante descubrimiento de los científicos de la UCLouvain: la molécula MitoQ evita que las células madre cancerosas despierten.

¿Qué sigue?

MitoQ ya superó la primera fase clínica con éxito. Ha sido probado en pacientes sanos, tanto hombres como mujeres, y demuestra ser sólo ligeramente tóxico (náuseas, vómitos). Además, se conoce su comportamiento.

El descubrimiento realizado por los científicos de la UCLouvain abre el camino para la fase clínica 2, destinada a demostrar la eficacia del nuevo tratamiento en pacientes con cáncer.

 

 

Diciembre  - CDI Morelos

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado