China puso en órbita tres nuevos satélites de teledetección o detección remota, que se utilizarán para la detección del entorno electromagnético y pruebas tecnológicas.

Los satélites pertenecientes a la familia Yaogan-30, fueron transportados por un cohete portador Gran Marcha-2C que fue lanzado desde el Centro de Lanzamiento de Satélites Xichang, en la provincia suroccidental de Sichuan, destacó la agencia Xinhua.

Los aparatos de teledetección son utilizados en los esfuerzos por controlar la pandemia de COVID-19. Supervisaron la construcción de los hospitales Huoshenshan y Leishenshan, y son también utilizados para analizar la movilidad demográfica y recopilar datos sobre actividades comerciales, así como para informar a los responsables de la toma de decisiones sobre la evolución de la reanudación del trabajo.

Los satélites entraron en las órbitas planificadas y serán utilizados para la detección de entornos electromagnéticos y la realización de pruebas tecnológicas relacionadas.

Los equipos fueron desarrollados por la Academia de Innovación para Microsatélites de la Academia de Ciencias de China, mientras que el cohete portador fue desarrollado por la Academia de Tecnología de Vehículos de Lanzamiento de China, subordinada a la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China.

El lanzamiento constituyó la misión número 329 de la serie de cohetes Gran Marcha.