Cuernavaca.- Triste, pero sin remordimientos se encuentra el morelense Mario Heber Alvarado Cervantes, quien era el fisioterapeuta del Zacatepec.

El originario de la colonia Bosques de Cuernavaca lamentó que la franquicia de los Cañeros se fuera a Morelia.

“Me siento triste, pues fueron años que estuve trabajando para el club; aprendí muchísimo y crecí como profesional y como persona.
“Gracias a Dios y al futbol se dio la oportunidad de cumplir un sueño, que era estar en un equipo profesional (pero) me siento tranquilo porque sé que de mi parte no quedó, no es como que me hayan corrido.
“No sospechábamos nada del cambio. Habían hablado con nosotros, de cuándo nos iban a liquidar porque ya se daba por concluido el torneo.
“Nos dice Patricio Arana que se iba a estar comunicando para cualquier situación que pasara”, agregó.

Por Marco Avelino