compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Hay que estar protegido hoy, para que mañana no tengamos que preocuparnos por nada, y más cuando a seguridad patrimonial se refiere.
Hace poco de más de 10 años, se han incrementado los estragos derivados del cambio climático, o bien, siniestros en países donde jamás sucedían ese tipo de cosas.
En México, es tema constante en épocas de lluvia o de huracanes, de cómo familias han perdido todo su patrimonio, sin que tengan una remuneración justa para volver a construir lo que por tantos años han invertido; lo mismo sucede con los terremotos.
Según datos oficiales, los estragos ocasionados por el terremoto del 85 ocasionaron un colapso de aproximadamente 5 mil construcciones en la Ciudad de México.
El Sistema Sismológico Nacional dice que los estados ubicados en zonas con alta actividad sísmica son: Tabasco, Chiapas, Michoacán, Guerrero, Puebla, Ciudad de México, Colima y Jalisco.
Frente a esta realidad que se vive, es preciso contar con seguridad patrimonial.
Por esa razón, la industria de seguros en México ofrece coberturas para el riesgo de terremotos, a través del seguro de daños. La contratación del mismo contempla la protección del hogar, y puede amparar tanto la infraestructura como lo que hay dentro.
La cobertura para edificio, que se refiere a la estructura física de la vivienda, incluye techos, ventanas, instalaciones fijas sobre el nivel del suelo, servicios de agua, aire acondicionado, drenaje y energía eléctrica.
En cuanto al interior del inmueble, lo cubierto son los bienes muebles como electrodomésticos, comedores, salas, recámaras, cocinas, utensilios, baños, ropa, joyas, objetos de arte, equipos deportivo y juguetes.
A manera de complemento, es posible incluir en el contrato de este seguro los denominados “gastos extraordinarios”, que serían resultado del daño a la propiedad asegurada, tales como la mudanza y/o la renta de una vivienda durante la etapa de reconstrucción de la casa.

Costo de la cobertura
La inversión que se requiere para contratar esta cobertura está en función de factores como: valor de la propiedad referida, ubicación y particularidades de la póliza adquirida.
Por ejemplo, una vivienda, valorada en 1 millón de pesos y con 500 mil pesos de contenidos, la prima a pagar estaría entre los 2 mil y 12 mil pesos, por un año de cobertura, dependiendo de la zona en que te encuentres.

Previsiones
Dado que en la mayoría de los casos esta cobertura contempla los daños estructurales del inmueble y pérdidas de contenidos resulta imperante contar con un inventario detallado de los bienes que se tienen en el hogar, el tope máximo lo determina la suma asegurada.
Si te resulta viable, puedes incluir material fotográfico o de video para respaldar la información que entregas por escrito.
Es un hecho que, ocurrido el siniestro, la aseguradora te pedirá la póliza para dar seguimiento a tu reclamación, por ello es recomendable conservarla en un lugar seguro y de preferencia cuenta con diversas copias en lugares distintos.
Al momento de comparar aseguradoras, revisa que ofrezcan también beneficios adicionales como por ejemplo, los servicios de asistencia, que en muchas ocasiones ofrecen un retorno de de la inversión sin necesidad de que exista un siniestro, ya que su fundamento es precisamente atender emergencias y evitar riesgos mayores que puedan ocurrir.

A largo plazo. La contratación de un seguro contra este tipo de siniestro te brindará certeza en cuanto a tu patrimonio, además de tranquilidad de que en caso de que se presente una eventualidad, estés protegido ampliamente.

Consideraciones importantes
Existen 25 aseguradoras en México que ofrecen este tipo de póliza; La Latino Seguros, ABA Seguros, HSBC México, AXA Seguros y Aseguradora Interacciones cuentan con las mejores calificaciones de la Condusef.

No olvides también que

Varios sismos
Si ocurrieran varios daños por distintos eventos sísmicos en 72 horas consecutivas, los daños amparados por la cobertura se tomarán como un solo siniestro.

¿Y si rento?
A pesar de que una persona se encuentra rentando, es de suma importancia que adquiera un producto, ya que éste le brindará protección a los bienes que hay en su vivienda.

Bajo riesgo
Con el hipotético caso de una vivienda asegurada por 1.5 millones de pesos en la Ciudad de México, la prima anual puede oscilar entre 3,900 y 6,700 pesos para zonas de bajo riesgo
sísmico.

Alto riesgo
En zonas de alto riesgo de la ciudad, las primas anuales van desde 8,000 hasta 11,800 pesos, lo cual, también variará en función de qué tipo de protección interesa al
asegurado.

Importante
Si está interesado en este tipo de productos, la Condusef recomienda que cotices con distintas aseguradoras para comparar precios y beneficios, y leas las cláusulas del contrato.

¿Ya decidió?
Es importante que para contratar, te asesores de preferencia con un especialista de seguros, quien te responderá todas sus dudas sobre las coberturas correspondientes de los productos.

Por: DDM STAFF
[email protected]