Las tarifas de porteo, que son los derechos que pagan las compañías privadas por la utilización de las líneas de transmisión y distribución de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), tendrán un incremento de entre 427 y 811 por ciento.

De acuerdo con el Diario Oficial de la Federación (DOF), las tarifas de transmisión alta y media tensión aumentan de 0.049 pesos a 0.2785 y 0.2586 pesos por KiloVatio (KV-h) hora, que representa un aumento de 468.3 y 427.7 por ciento, respectivamente.

Por su parte, la tarifa de baja tensión registró el aumento más importante de 811.1 por ciento al pasar de 0.09799 pesos por KV-h, a 0.8928 pesos.

Estas tarifas se aplicarán a las plantas de autoabastecimiento tanto térmicas como renovables con permisos que fueron entregados por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) antes de la Ley de la Industria Eléctrica y que son conocidos como contratos legados.

En la víspera la CFE denunció la existencia de un “mercado negro” de electricidad incentivado por 284 contratos legados que ocasionan que la CFE deje de percibir 22 mil 800 millones de pesos en los últimos tres años.