La mayoría no somos eruditos en finanzas o inversiones, sin embargo a todos nos agrada la idea de estar tranquilos en que nuestro dinero está bien administrado y produciendo ganancias favorables.
En muchas ocasiones el ahorro es la clave para el crecimiento del patrimonio, pero la inversión en algún producto financiero representan una gran ventaja para lograr mayores dividendos.
La situación se complica más en el sector juvenil, de acuerdo con cifras recientes, que mencionan que un 54 por ciento de jóvenes que compran terminan saliéndose de su presupuesto, por lo que tienen que hacer uso de lo que tienen ahorrado o a endeudarse con un préstamo para pagar.
Por esa razón la inversión representa una herramienta para hacerse de recursos extra, en el que habrá que hacer ajustes en el presupuesto para tener una mejor administración.
A continuación proporcionamos cinco consejos para invertir por primera vez y que tengas ganancias abundantes.

Derriba mitos
Las primeras trabas que encontrarás para invertir son los mitos "sólo para millonarios", "es muy difícil", "voy a perder mi dinero". Lo anterior causa que 51% de los jóvenes guardesu dinero en casa.
Para despejar todas tus dudas, busca a un asesor financiero que te guíe e identifique tus necesidades específicas. Invertir no es algo que puedas decidir con los consejos de amigos o familiares.

¿Con cuánto iniciar?
Lo que sigue es estudiar tus finanzas personales. Checa junto con con el asesor a cuánto ascienden tus ingresos y egresos; esto permitirá saber cuánto dispones para invertir. Usa la ecuación "ingreso – ahorro = gasto" para que incluyas al ahorro dentro de tus gastos fijos. Contempla primero para tu ahorro e inversión, y ya después puedes gastar el resto de tu ingreso si así lo deseas.

Fíjate metas
Llegó la hora de definir  tus objetivos financieros. Esto te ayudará a plantear un plazo para que los logres y es aquí donde tu asesor te puede ayudar a valorar qué porcentaje puedes ahorrar para el corto, mediano y largo plazo.
Siempre contempla el largo plazo para cuando te retires, y lo puedes hacer a través del ahorro voluntario en tu Afore para que tu estilo de vida actual se mantenga durante tu retiro.

Conócete a ti mismo
No a todos nos agradan las mismas cosas y no tenemos los mismos objetivos. Aquí es muy importante que  tu asesor te haga un cuestionario para conocerte y definir cuál es tu perfil de inversionista, que ayudará a escoger el tipo de producto para ti.
Este aspecto se relaciona con el nivel de tolerancia que las personas tienen al riesgo, por ello algunos expertos en finanzas acostumbran preguntar a sus clientes si se atreverían a saltar en paracaídas.
Si tu contestación es "jamás lo haría", quizá poseas un perfil de inversionista "conservador"; si podrías llegar a considerarlo, entonces un perfil "moderado"; y quienes sí se animarían a surcar las alturas (o ya lo han hecho), se acercan más a un perfil "agresivo" de inversión. Esto les ayudará, a ti y a tu asesor, a contar con una mejor idea de qué elementos debe incluir tu portafolio de inversiones, pero al final únicamente él te puede decir con exactitud qué tipo de portafolio te conviene.

Diversifica
En esta situación aplica el refrán de "no todos los huevos van en la misma canasta". En cuestiones de inversión, es necesario tocar la diversificación y no apostar demasiado por un solo instrumento.
Debes tener en cuenta que todas las inversiones conllevan un riesgo, sin embargo, tener un producto con un portafolio diversificado ayudará a minimizar el riesgo y tener tu dinero en distintos activos.
Un portafolio de inversión bien colocado puede incluir elementos de renta fija, renta variable, deuda nacional y/o internacional, además de certificados de gobierno, entre otros existentes en el mercado de valores.

 


Loading...