Siguenos en
    

Otro escándalo de espionaje: Zunzuneo y “smart mobs” proyectos para derrocar gobiernos

Nuevamente un escándalo informático sacude a Washington, documentos publicados recientemente revelan que el gobierno de Estados Unidos financió la creación de una red social para influenciar a la generación "Y" provocando un cambio político en Cuba.

Según documentos revelados por The Associated Press y entrevistas con personas que participaron en el proyecto, el plan original era desarrollar un "Twitter cubano" gratuito para el usuario, que usara mensajes de texto enviados y recibidos por teléfonos móviles que no se pudieran detectar por las restricciones al uso de internet que mantiene el gobierno de Cuba.

El proyecto llamado “ZunZuneo” descubierto recientemente, se creó mediante empresas espejo en servidores informáticos de tres países con dinero que fluía desde las Islas Caimán.

El llamado Twitter cubano, logro 40,000 usuarios en la isla, que intercambiaban mensajes mediante SMS, sin saber que eran parte de una red social creada para influir en su vida diaria, empezando con noticias de deportes, espectáculos y poco a poco mensajes políticos.

Joe McSpedon, funcionario del gobierno estadounidense, viajó a Barcelona para afinar los últimos detalles de un plan secreto: crear una red social con el propósito de desgastar al gobierno comunista de Cuba.

ZunZuneo inició operaciones en 2009 con medio millón de teléfonos de Cuba, los números fueron filtrados de la telefónica estatal Cubacel.

Poco a poco en una operación hormiga, el proyecto ZunZuneo recopiló información de los cubanos sin su consentimiento, sus hábitos, gustos, localización GPS, ideología política y los puso en riesgo potencial de ser detenidos, por el control que tiene el gobierno cubano sobre el acceso a Internet.

McSpedon y su equipo de contratistas especializados en alta tecnología habían llegado desde Costa Rica, Nicaragua, Washington y Denver. Su misión: lanzar una red de mensajería SMS que pudiera llegar a millones de cubanos.

El nombre, un juego de palabras que se relacionara con Twitter, lo llamaron `ZunZuneo': el zunzún, como se llama en Cuba al colibrí o zumbador.

Estos documentos que circulan ya en los medios, muestran que el gobierno de Estados Unidos creo una base de datos usando "contenido no controversial" para atraer a los “seguidores”: noticias de fútbol, música, huracanes, publicidad y temas virales. 

En la segunda etapa, cuando lograra millones de suscriptores, comenzaría el envío de mensajes políticos disfrazados de opiniones de personajes en la red social, para inspirar a los cubanos y crear convocatorias en red de "multitudes pensantes" o  “smart mobs”, concentraciones masivas primero para hacer eventos espontáneos como bailes, videos, y poco a poco manifestaciones políticas convocadas rápidamente y que pudieran desencadenar la "primavera cubana" o, como lo llaman en los documentos de la USAID, "renegociar el equilibro de poder entre el estado y la sociedad". 

Durante el boom de 2012, el proyecto llegó a 40,000 cubanos compartiendo noticias, opiniones, comentarios de su vida diaria. Ellos nunca supieron que el servicio fue creado por el gobierno de Estados Unidos, ni que los contratistas recopilaban información privada con propósitos políticos.

"No se mencionará en lo absoluto la participación del gobierno de Estados Unidos", dice un informe de Mobile Accord, uno de los contratistas. "Es totalmente crucial para el éxito a largo plazo del servicio y garantizar el cumplimiento de la Misión (sic)".

Las leyes de Estados Unidos exigen que cualquier acción encubierta de una entidad federal cuente con la autorización del presidente.

Matt Herrick, portavoz de USAID, dijo que la agencia está orgullosa de sus programas en Cuba y que investigadores del Congreso que revisaron el programa el año pasado determinaron que se apegaba a las leyes de Estados Unidos.

"La USAID es una agencia que promueve el desarrollo, no una agencia de inteligencia, y trabajamos en todo el mundo para ayudar a que la gente pueda ejercer sus derechos y libertades fundamentales, y darles acceso a herramientas que mejoren su vida y se puedan conectar con el mundo exterior", Matt Herrick.

The Associated Press obtuvo más de mil páginas de documentos sobre el desarrollo de ZunZuneo. 

Los documentos cuentan la historia de cómo agentes, trabajando en el más profundo secreto, se convirtieron en emprendedores tecnológicos.

El gobierno cubano veía en Internet un gran riesgo y controlaba su acceso completamente. Un ministro de Comunicaciones llegó a referirse a Internet como "un caballo salvaje al que hay que domar".

ZunZuneo usaría los números de teléfono para evitar el bloqueo a Internet y no sólo entregar información a los cubanos, sino también para que los usuarios pudieran interactuar entre ellos de una manera que el gobierno no pudiera controlar.

Al final sería un sistema parecido a WhatsApp, pero encriptado, que permitiría a los cubanos enviarse mensajes directamente entre ellos sin ser detectado por el gobierno. 

El equipo le puso a la nueva red el nombre de "potro salvaje", usando un juego de palabras por lo dicho por el ministro de Comunicaciones.

Zunzuneo y el Concierto de Juanes

Miles de cubanos se reunieron en la Plaza de la Revolución en La Habana, el 20 de septiembre de 2009, para ver el concierto de Juanes denominado "Paz sin fronteras".

Juanes prometió que su música convertiría el odio en amor. Para el equipo de ZunZuneo, el concierto era la oportunidad perfecta para probar el poder político de su nueva red social.

Usando la lista de teléfonos, enviaron medio millón de mensajes para probar cuál sería la reacción del gobierno cubano.

A mediados de 2012 los cubanos comenzaron a quejarse de que el servicio sólo funcionaba esporádicamente, y después que no funcionaba.  El gobierno de Cuba detecto la operación.

ZunZuneo se esfumó con el mismo misterio con el que había aparecido.

La Casa Blanca afirma que el programa denominado "ZunZuneo", similar a Twitter, no tiene nada de "secreto", ni se trató de un programa de inteligencia.

"El programa no fue encubierto y no necesitaba autorización del Congreso. Solo se encargó de proveer una plataforma de comunicación e información en sociedades como la de Cuba, donde el acceso es restringido", dijo Jay Carney, portavoz de la Casa Blanca.

El  "ZunZuneo" evadió las restricciones de acceso a internet en Cuba mediante un servicio de mensajes de texto llamado “Cuban Twitter” con el propósito de ayudar a los cubanos a defender sus derechos y libertades fundamentales.

Funcionarios de USAID aseguraron que "Zunzuneo" fue un programa de tres años de duración y contó con un financiamiento de $1.2 millones de dólares.


COMENTARIOS