Como ya era de suponerse, la administración pasada tenía una nómina confidencial, que manejaba la Secretaría de Hacienda, en la que estaban sólo los consentidos del gobernador; los sueldos que estaban autorizados por el Congreso en el presupuesto de egresos eran unos y las compensaciones las cubría directamente el secretario de Hacienda.

Mirna Zavala, secretaria de Administración del nuevo régimen, aseguró que, en cuanto concluyan la investigación, presentarán las denuncias correspondientes, ya que no eran gastos autorizados por el Congreso del Estado.

Como todos sabemos, la administración pasada dejó una deuda de 38 millones de pesos, producto de las cuotas obrero-patronales que no pagó al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a pesar de que las cuotas les fueron descontadas a los trabajadores, pero el dinero desapareció.

De acuerdo con las investigaciones con el IMSS, este adeudo comprende el periodo de abril a noviembre el 2017, y proviene de una “nómina secreta” que era manejada en forma discrecional por el pasado titular de la Secretaría de Hacienda, donde sólo se consideraba a un número reducido de funcionarios, probablemente de los más cercanos al gobernador, a los cuales se les pagaba para que realizaran supuestas tareas que no quedaron claras.

Al recibir el aviso del IMSS sobre esta deuda que no estaba considerada, la secretaria de Administración del gobierno actual fue muy clara al señalar que es una deuda más que han encontrado, como una “herencia” de la administración pasada.

Era una “Nómina Dos”, esto era sobre jubilados, pensionados e incluso algunos cargos de confianza y hasta basificados; ya que, dijo, se desconoce todavía su importancia, porque cuando ya se habían puesto en orden los pagos o estábamos al corriente en pagos de cuotas al IMSS, se ha generado esa deuda respecto al plazo de abril a noviembre de 2017.

Al enterarse de este adeudo, la funcionaria estatal confió en que se pueda aclarar, y se han iniciado pláticas para evaluarla, porque, dijo, la indicación del mandatario estatal es no suspender las cuotas al Instituto Mexicano del Seguro Social en beneficio de los empleados gubernamentales:

“Hemos logrado regularizarnos como Gobierno del Estado, reportando verdaderamente cuando se hace la retención de los salarios de los funcionarios, y estaremos en análisis con el secretario de Hacienda para ver de qué manera hacemos frente a ese endeudamiento.”

Mirna Zavala señaló que, por el momento, los trabajadores tienen asegurada la prestación médica y no existe riesgo de que se suspenda por esta deuda sorpresiva, que no estaba considerada en la entrega recepción.

Advirtió que lo que llamaban “Nómina Dos” no estaba a cargo de la Secretaría de Administración. Es una lista que manejaba la Secretaría de Hacienda, con Jorge Michel Luna a la cabeza, donde incluso se pagaba un “complemento” a determinados funcionarios, y eso generó el atraso.

Desde luego, todos sabemos que esta práctica la aplicaban todos los gobiernos -y no sólo en Morelos- la que era usada tal vez para no reportar el gasto o para favorecer a los consentidos del ejecutivo, pero esa práctica –dijo- no se va a repetir en la actual administración.

El orden y la transparencia serán totales en esta administración sobre la base de que se debe poner orden; es decir: reportar el salario sin tener que hacer una división de sueldo en una nómina. “Ahora estanos abocados a poner al día el reporte y los impuestos, o incluso de las cuotas que debemos pagar, como las del IMSS, y en todas nos estamos poniendo al orden, salvo por esa deuda que se generó de abril a noviembre del 2017 por quien manejaba la nómina, que era el secretario de Hacienda”, aseveró la funcionaria.

Interrogada acerca de los nombres o el número de personas que integraban esa “doble nómina”, Mirna Zavala refirió que en ella estaba incluido todo tipo de trabajadores desde la base sindical, algunos de seguridad pública y algunas jefaturas de departamento. “Pero estamos en el proceso de investigación de por qué se dejó de pagar y hacia dónde se destinó el pago de esas cuotas”, afirmó. 

Una vez que se tenga la información precisa sobre el destino de ese recurso, señaló, podrán comenzar una denuncia sobre desvío de recursos; por ahora, “queremos saber por qué se tenía esa doble nómina y porqué se dejó de pagar”, dijo. 

Estas prácticas a la vieja usanza lo que hacen es dar opacidad al gasto público, ya que es el Congreso quien decide el presupuesto de egresos, a propuesta del ejecutivo, y no tiene caso tener una nómina doble, ya que al menos en Morelos no existía una ley que determinara el monto máximo de las prestaciones; es más, existían en cada cargo secretarios A, B o C, y cada uno, de acuerdo con su clasificación, tenía diferente sueldo. 

Todo esto se acabará y se dará claridad y transparencia al gasto diario de la administración pública, según la secretaria de Administración. Ahora sólo esperamos que se denuncie a los responsables y que éstos tengan que regresar el dinero que se llevaron de más, que es propiedad de los morelenses. ¿No cree usted? 

Por: Teodoro Lavín León

lavinleon@gmail.com / Twitter: @teolavin


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado