La crisis universitaria continúa y, como lo veremos, los recursos no alcanzan para que la universidad funcione. Lo que no es entendible es que si acabamos de tener una huelga, por qué después de ella los trabajadores siguen en veremos para ver si podrán cobrar sus sueldos; pero lo que es peor, ahora se quejan de que están cobrando menos que antes de la huelga.

Muy fácil ¿cuándo se ha visto, desde la Revolución Industrial en Inglaterra, que se levante una huelga y los trabajadores ganen menos de lo que ganaban –y en este caso ahora ya no tienen prestaciones- y que a los dos meses ya no vuelvan a existir recursos para pagar los salarios?

Al reiterar que en total son diez las universidades del país las que esperan el rescate financiero, el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Gustavo Urquiza, reconoció que ninguna de ellas tiene recursos para enfrentar el pago de salarios y prestaciones de fin de año.

Mientras tanto, los secretarios generales de los sindicatos universitarios de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos sostuvieron un encuentro con el secretario de Gobierno Pablo Héctor Ojeda Cárdenas, a quien solicitaron se garantice el pago de la catorcena del próximo miércoles para trabajadores de la máxima casa de estudios.

Carlos Sotelo Cuevas, secretario general del Sindicato de Trabajadores Administrativos de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, dio a conocer que él y su homólogo Mario Cortés Montes, secretario general del Sindicato Independiente de Académicos, sostuvieron una reunión con el secretario de Gobierno y esperan que en esta semana se tenga un anuncio importante en el tema del rescate financiero para la UAEM.

“Hay el compromiso del gobierno de seguir acompañando las gestiones, y a nosotros lo que nos preocupa es precisamente que en ocho días ya viene la nómina y quisimos saber el panorama. Está pendiente el recurso de Hacienda que no deja de ser una esperanza; esperemos que en el transcurso de esta semana se pueda dar alguna noticia con respecto a ese recurso extraordinario”, informó.

Se interrogó al líder sindical respecto a si haber firmado un pacto de deudor solidario el gobierno del estado con el SITAUAEM, para conjurar la huelga, la garantía de pago sería exclusivamente para los académicos, Carlos Sotelo señaló que en la reunión de ayer se dijo que el compromiso del gobierno es que las gestiones son para todos. “El compromiso es todo UAEM y a eso me remito”.

El secretario general del STAUAEM confió en que en los próximos días se haga el anuncio de los resultados de las gestiones del Gobierno del Estado, al puntualizar que también se trató el punto de que la administración central universitaria tendrá que presentar su plan de austeridad en reciprocidad al apoyo que se gestiona.

Carlos Sotelo informó también que ayer sostuvo una reunión con el rector Gustavo Urquiza para conocer el avance de las gestiones de recursos extraordinarios, al dar a conocer que, a invitación de la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios, estará en la Cámara de Diputados para entrevistarse con representantes de la Comisión de Presupuesto y de Hacienda, ante quienes solicitarán recursos extraordinarios para la UAEM.

Mientras tanto, la Secretaría General de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos confirmó que no hay dinero para pagar la catorcena a trabajadores de la máxima casa de estudios. Lo anterior, dijo, debido a que se encuentran a la espera de que los gobiernos estatal y federal realicen la transferencia del recurso. El pago de nómina asciende a 60 millones de pesos.

En entrevista, manifestó que el rector Gustavo Urquiza realizó la gestión necesaria para que los gobiernos federal y estatal realizaran la dispersión de los subsidios a la universidad.

La Secretaría de Educación Pública les informó que ya se trabaja el depósito de recursos a la Tesorería de Gobierno del Estado, por lo que, en cuanto recibieran el recurso de parte del Gobierno Estatal, se realizaría la dispersión de nómina a los trabajadores de la universidad; recordó que ésta fue la última catorcena que se va a poder pagar con dicho subsidio, y que siguen a la espera de que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público les informe el monto específico que les va a ser depositado para poder cerrar el 2018.

En fin, hay acompañamiento y muchas declaraciones, pero soluciones, ninguna; o sea que quieren quitar la enfermedad con una aspirina para que al menos no duela. Al parecer, les están viendo la cara a los universitarios, porque creo que no entienden la importancia de la universidad pública; la desestabilización de la universidad puede traer un problema de desestabilización verdaderamente grave en el estado. ¿No cree usted?

 

Por: Teodoro Lavín León

[email protected]