Las mujeres francesas, sobre todo las nuevas generaciones, llevan hoy en día la delantera en la libertad a la hora de vestirse y son las abanderadas de desterrar el uso del sostén.

Quizás heredada por el largo confinamiento del virus del covid 19, esta costumbre tiene un número cada vez mayor de adeptas en Francia. La práctica conocida como No Bra, que significa NO sujetador y sujetadores no solo fue una práctica pasajera durante el aislamiento por la pandemia, sino que llegó para quedarse. Especialmente entre las centennials francesas que ya casi no incorporan el sostén en su rutina.

Veamos algunos números en comparación para poner en perspectiva la práctica de NO sujetador y sujetadores en Francia y el resto de Europa, durante los últimos años.

El porcentaje de chicas francesas menores de 25 años que declararon no usar sostén en el verano de junio de este 2022 fue del 13%, lo que muestra un descenso respecto al primer período de confinamiento, cuando el 20% dijo no usar sostén, pero sin embargo representa un número 3 veces mayor al registrado con anterioridad a la crisis sanitaria, cuando las mujeres que no usaban sostén representaban al 4% en febrero de 2020.

Con respecto a las mujeres de otros países, las oriundas de Francia, son las que tienen más libertad a la hora de seguir las reglas de vestimenta, sobre todo en el rechazo del sujetador.

Como dijimos, mientras en Francia el 13% de las chicas menores de 25 años no usa sostén, en España un escaso 3% no lo usa, en Italia un 2% y en el Reino Unido y Alemania apenas un 1% no usa sujetador.

Estos números son el resultado de un estudio en línea realizado por XloveCam sobre una muestra representativa de 5.039 mujeres, durante el período del 21 al 27 de junio de este año.

Volvamos a las mujeres francesas, según el experto François Kraus, director de la División de Género, Sexualidades y Salud Sexual, a pesar de haber retomado la rutina y la vida “normal”, la tendencia de no llevar sujetador entre los jóvenes ya es un hecho que crece cada vez más, impulsado por dos razones principales, que rigen a las nuevas generaciones. Una de ellas es el neo feminismo que promueve una liberación del cuerpo de la mujer, y la otra razón es consecuencia de las ideas de positivismo corporal, más conocido como “body positive” que anima a todas las mujeres a mostrarse tal cual son.

Los tiempos cambiaron, y lo que tanto costó conseguir hoy se está dejando de usar como forma de liberación. Las mujeres francesas fueron las primeras en adoptar el uso del sostén en el siglo XX, como método de liberación del corset que tanto las sofocaba. Hoy en día son las más comprometidas a deshacerse de lo que para las feministas de los años 60 era el principal símbolo contra la opresión de la vestimenta femenina.

Kraus sostiene que en tierra de Simone de Beauvoir, es lógico encontrar este efecto de no usar sostén, como consecuencia de un movimiento feminista agudo, con alto impacto de discurso y sobre todo con una cultura de la moda que migra a establecer tendencias cada vez más rápido, especialmente con la lógica de la comodidad como bandera.

Además, esta tendencia es impulsada como consecuencia del aumento de la secularización, que pone a las mujeres de Francia en posturas menos sensibles frente a la presión de grupos católicos que se manifiestan en contra de la exhibición del cuerpo femenino.

En los próximos años, se estima que el porcentaje continúe aumentando y ojalá lo haga a medida que el porcentaje de intolerancia disminuya. Cada mujer debería poder lucir su cuerpo y vestimenta con total libertad, sin tener que atravesar momentos de rechazo, incomodidades o intolerancias por parte de grupos que no comparten sus ideales.

 

julio 2024  - CDI Morelos

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Sigue el canal de Diario De Morelos en WhatsApp