Un estudio en la revista Circulation descubrió que el consumo de seis o más tragos en una noche podría incrementar el riesgo de embolia y ataques al corazón en la semana siguiente; pero beber dos o cuatro tragos en una noche puede disminuir el riesgo de los mismos acontecimientos durante la semana siguiente. Los riesgos para la salud del corazón se balancean dependiendo de cuánto tomas y de la cantidad de tiempo transcurrido desde que bebiste

“Beber demasiado incrementa riesgos, tanto a corto como a largo plazo, pero beber cantidades pequeñas tiene efectos diferentes en las horas siguientes que en los días después”, dijo Elizabeth Mostofsky, la investigadora que lidera el reporte e instructora en la Escuela de Harvard de Salud Pública.

Mostofsky y sus colegas analizaron 23 estudios que siguieron a casi 30 mil participantes en el transcurso de 28 años para llegar a sus conclusiones. La investigación se centró en la salud del corazón en el periodo inmediato después de beber y los resultados muestran que los riesgos y beneficios de beber cambian a diario, e incluso cada hora, diariamente.

Después de 24 horas de haber consumido de dos a cuatro bebidas, se reduce un 30 por ciento el riesgo de embolia y ataque al corazón, de manera similar a los beneficios a largo plazo de beber moderadamente. Para quienes toman seis o más bebidas, el riesgo aumenta un 30 por ciento. Para volver las cosas más confusas: quienes no beben nada tienen mayor riesgo de sufrir problemas del corazón y embolia que quienes toman dos o cuatro bebidas.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...