Los fanáticos mexicanos del productor y editor de cómics estadunidense Stan Lee no sólo se tomaron fotos con él, desayunaron, escucharon su conferencia y lo vieron en un balcón durante su despedida el fin de semana pasado en la Conque 2017, sino también obtuvieron un certificado que respalda la autenticidad de las firmas que plasmó en las historietas.

Con 400 pesos adicionales a los dos mil 500 pesos de acceso a la convivencia, los admiradores obtenían el respectivo documento con el que se comprueba que el autógrafo es original.

En el papel se lee en inglés: “Stan Lee Collectibles ha autorizado este certificado como prueba de que la firma en este coleccionable fue firmada a mano por el único Stan Lee”.

Por ello cuando salían a la explanada luego de la odisea para verlo muchos adolescentes y adultos se veían eufóricos por ese momento inolvidable para ellos.

El capitalino de 19 años Andrés Sebastián González y el originario de Morelia Michoacán Santiago Tenorio González narraron en entrevista con Notimex cómo les fue con esa experiencia llevada a cabo en el Querétaro Centro de Congresos.

“Estábamos muy nerviosos, no nos la creíamos porque ya no habíamos comprado el boleto, pero anunciaron 300 nuevos, llegamos rápido para comprar la entrada y esperamos media hora para que saliera Stan Lee”, declaró Andrés.

Comentó que hubo mucha tensión porque veían que entraba y salía gente en el respectivo salón del evento, pensaron que ya llegaría, hasta que finalmente salió.

Por su parte Santiago, quien estaba frente a la puerta por la que entró al recinto, controló su emoción antes de que pasaran y les confiscaran los teléfonos.

“A pesar de que fue bastante caro, sí lo valió todo, inclusive el certificado, ya que comprueba que las historietas tienen las firmas legítimas; entonces vale mucho para nosotros”, sostuvo.

Ambos narraron que él se sentó. “Se ve muy viejito, sí camina y todo, pero había gente que le explicaba dónde tenía que firmar, como en las partes blancas, para que se viera”.

Aclararon que ellos no le dieron directamente los cómics al anfitrión, sino al personal que trabaja con él.  “Llegas, te lo firmaba, lo saludas, sin darle la mano; se veía feliz”, dijeron, quienes aseguraron que de esa manera su sueño se hizo realidad.

TAGS EN ESTA NOTA:




Loading...