Cronista de la Ciudad de Cuernavaca, historiador bien informado, prolifero escritor, conferencista de sus propios trabajos e investigaciones históricas, fotógrafo paisajista, amante y responsable padre de tres hijos y un gran amigo, es don Juan José Landa Ávila, nacido en Morelos en 1951, entregado al estudio y a la difusión de sus conocimientos, es un autentico cuernavasence. 

Su primer trabajo fue como cajero nocturno del hotel Casino de la Selva, después de haber cursados sus estudios en Cuernavaca y terminado en la preparatoria: Instituto Morelense de Enseñanza Superior, cuyos fundadores fueron los reconocidos maestros: el profesor don Carlos Villavicencio, el maestro Antonio Pedroza, el profesor don Gualberto Castañeda y el profesor de física y de matemáticas, el tremendo maestro Toño Mora. En el Casino de la Selva, despertó en él una gran inquietud e interés por la cultura y la historia de México. Durante sus cinco años de conocer a varios de los mejores artistas pictóricos de nuestro País, se adentró en el estudio de Cuernavaca desde sus orígenes Tlahuicas hasta nuestros días, pasando por las distintos aconteceres de su historia, como las pirámides de Teopanzolco, con 1400 años de antigüedad y del grupo de edificios pre coloniales más antiguos del centro de México, pues nos explica que se cree que fueron edificados cuando los toltecas llegaron a Teopanzolco, ya que se ubican junto con Xochicalco, los primeros juegos de pelota que sólo han sido encontrados en  las pirámides de Teotihuacan de la misma era, frente al principal  edificio del grupo piramidal en los tres casos.

En 1983 obtuvo trabajo en el gobierno de Morelos durante el sexenio del doctor Lauro Ortega Martínez en el área de la cultura, bajo la dirección del Cronista de Cuernavaca, don Valentín López González. Con él se involucró y se quedó enamorado de la historia del Estado de Morelos y en especial de la de Cuernavaca. A la muerte de Valentín, don Efraín Pacheco Cedillo se hizo cargo de ese departamento, con quien trabajó durante otros dos años. Insiste en que mencione que es devoto de la Virgen de Guadalupe, “a quien tanto le debo”, acota. 

Es autor de más de nueve libros sobre Cuernavaca, preciso mencionar tres de ellos que tratan de la interesante historia de lo que se conoce sobre las obras y costumbres de nuestros antepasados “Los Tlahuicas”. Tiene publicado un libro que es el resultado de una investigación que le fue encomendada por Valentín López cuando trabajaba con el doctor Lauro Ortega Martínez, sobre el Barrio de Gualupita, acerca de la historia del “Parque Melchor Ocampo” la cual, dice que le cayó como anillo al dedo, ya que él es originario de ese barrio. Ahí comenzó su carrera como Cronista de la Ciudad. 

Otros de sus libros se llaman: “Efemérides de Cuernavaca”, “Mitos y Leyendas de Cuernavaca”, “Vidas y Paisajes de Cuernavaca” en su primera y segunda edición, y su más reciente libro es: “El Archivo del Zapatismo”, el cual tiene fotografías y textos relacionados con la existencia del zapatismo en Morelos. Está por editar un libro ya terminado que se llama “Las Huertas de Cuernavaca”, sobre el interesante tema de los orígenes, lugares y actualmente cantidad de huertas que se encuentran alrededor del centro de la ciudad.

Apasionado de la fotografía, en especial de temas sobre la naturaleza que nos rodea, tiene un enorme acervo de fotografías de su autoría, las que ha exhibido en Cuernavaca y en otras ciudades del Estado.

Por ejemplo en la conmemoración luctuosa de los cien años de la muerte de “El Caudillo del Sur”, General Emiliano Zapata” recordó en uno de sus libros, al Hotel Moctezuma, como el único sitio en todo el Estado de Morelos que sigue en pie, en cuya foto tomada por el maestro Casasola, estaba el general recargándose en un descanso de las escaleras principales del edificio con su rifle en mano. Nos cuenta Juan José que ese sitio hecho de ladrillo rojo, al igual que el resto del hotel, es una de las piezas que aún siguen en pie desde hace por lo menos cien años. “Sin ser una joya de arquitectura, el Hotel Moctezuma forma una de las partes más importantes de la historia de la Revolución Mexicana, pues ahí estuvo el cuartel general del Caudillo y de su Estado Mayor”, nos dice emocionado.   

Ha recibido varios reconocimientos por su labor como historiador y conferencista. Se hizo acreedor de la “Bugambilia de Plata” otorgada por el H. Ayuntamiento, se ganó el primer premio en los Juegos Florales y le fue entregada “La Rosa de Plata”, obtuvo varios reconocimientos y menciones honoríficas por parte de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos y diversos diplomas por sus representaciones en centros cívicos y ONG que sería muy largo de mencionar. Su máximo orgullo es ver que sus obras aparecen  mencionadas en la bibliografía de los más reconocidos historiadores de la actualidad.

En una ocasión Don Roberto Calleja lo invitó a un congreso de numismática en la Ciudad de México y entre las exhibiciones que se presentaron había una fotografía inédita del General Emiliano Zapata, parado en las escaleras del hotel Moctezuma, la cual estuvo guardada durante cien años. Juan José pidió que le vendieran una copia, la que le había gustado para la portada de su libro El Archivo del Zapatismo. Le dijeron que sí, y Juan José dejó su dirección. Cuál no sería su sorpresa, que media hora más tarde, la copia le fue regalada como un recuerdo de dicho Congreso.  

  Juan José Landa Ávila es un magnífico conferencista, prolifero escritor, enterado historiador y un enamorado de su querida Cuernavaca. Son tres las conferencias que más le apasiona presentar: El Archivo del Zapatismo; la Historia de Hernán Cortés y la vida del Generalísimo Don María Morelos y Pavón.

Apasionado de la Historia de México, Juan José Landa ha sido uno de los más conocedores sobre la historia de todo el País.

Semblanzas de Morelos
Rafael Benabib
[email protected]