CUERNAVACA, MORELOS.- “No es el mejor trabajo, pero es lo único a lo que puedo aspirar a mi edad”, dijo Manuel Hernández conductor de rutas en Cuernavaca.
Y aunque la paga no es mucha y los beneficios son mínimos, don Manuel no tiene otra opción que conducir una unidad del transporte público con itinerario fijo, mejor conocidas como rutas.
Desde algunos años encontró en este oficio una forma honesta de ganarse la vida, la cual combina con un pequeño negocio que tiene lo que le ha permitido sacar adelante a su familia.
“La situación no es fácil, no hay muchos trabajos y uno tiene que buscarle para salir adelante. Soy comerciante, pero como lo que ganaba no era suficiente para mantener a mi esposa e hijos busqué otro trabajo, pero por mi edad y sin estudios no conseguí nada formal”, expresó.
Después de mucho buscar se enteró que había posibilidades de entrar como chofer en una de las rutas que van de Jiutepec a Cuernavaca y viceversa. Consiguió el empleo y ya lleva un par de años.
Asegura que los únicos beneficios que tiene es que descansa tres días a la semana y “que he podido conocer mucha gente, me gusta el trato con las personas aunque hay quienes tienen su mal carácter y se desquitan con uno”.
Descansar tres días a la semana le permite no descuidar su negocio, pues aunque su familia le ayuda es necesario que él también esté supervisando.
Los días que conduce la unidad “son muy pesados, a veces entro a las 5:30 de la mañana y salgo hasta las 10 de la noche, 17 horas diarias es mucho tiempo y muy cansado, pero agradezco tener trabajo porque la situación está difícil”.
Comentó que no tiene seguridad social o servicio médico, tampoco le pagan horas extra o prima dominical y cuando toma vacaciones no le pagan, solo al final del año recibe un pequeño aguinaldo que depende de la antigüedad de cada chofer.
Reconoció que no es el mejor trabajo, que al no tener un talón de pagos no puede acceder a un crédito como Fonacot u algún otro, pero al final tiene un
ingreso.

"La situación no es fácil, no hay muchos trabajos y uno tiene que buscarle para salir adelante. Soy comerciante, pero como lo que ganaba no era suficiente para mantener a mi esposa e hijos busqué otro trabajo, pero por mi edad y sin estudios no conseguí nada formal.” Manuel Hernández, rutero.

 

Por: Marcela García / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...