¿Qué les pareció, estimados lectores del Diario de Morelos, el Pumas vs. América? En mi opinión, cumplieron con las expectativas, a pesar de tratarse de un cero a cero.
Empezaré por comentarles que me molesta sobre manera que digan que el partido que disputan los universitarios contra los emplumados es un Clásico ¡Por favor!, no lo bajen de categoría, es mucho más que eso.
Y digo lo anterior porque la rivalidad es añeja e intensa. El América tiene su Clásico de Clásicos contra las Chivas, el Clásico joven contra la Máquina; pero el partido más importante que disputan sus jugadores y el que su afición no les permite perder es en contra del equipo representativo de nuestra máxima casa de estudios.
El marco del estadio universitario lleno fue esplendoroso y aunque no llegó el invitado, varios balones pegaron en los postes y los arqueros de ambos equipos realizaron estupendas atajadas.
El arbitraje de Luis Enrique Santander fue polémico. En mi opinión le perdonó la tarjeta roja a Bruno Valdez; toda vez que, estando ya amonestado en la primera parte, iniciando el segundo tiempo le cometió la enésima falta a Nico Castillo que lo hacía merecedor al segundo cartón preventivo y por lo tanto, a irse a bañar temprano, dejando a los de Coapa con diez hombres para el resto del encuentro.
Igualmente, Marcelo Díaz tenía que haber sido expulsado por atizarle una patada sin balón a Darwin Quintero, al minuto 87; pero todo quedó en un tibio cartón amarillo.
Me pareció injusta la expulsión a Mateus Uribe cuando agonizaba el encuentro; toda vez que se tiró una futbolera chilena y accidentalmente golpeó en el rostro al mismo Nico Castillo, bastaba con una amarilla; sin embargo, no debemos de olvidar que al minuto 14 había golpeado, sin balón en juego, a Cabrera en el rostro, situación que bien pudo costarle la tarjeta roja o por lo menos la amarilla y nada de eso ocurrió.
Fue halagüeño ver que hay equipos que se hacen con dinero y otros que se hacen con trabajo. De inicio, la escuadra azul y oro saltó al terreno de juego con seis canteranos: Alfredo Saldivar, José Carlos Van Rankin, Luis Quintana, Luis Fuentes, David Cabrera y Jesús Gallardo. Pero para la parte complementaría ingresaron a la cancha. Pablo Barrera y Alan Acosta, lo que, si Pitágoras no miente, se traduce en que utilizaron un total de ocho futbolistas “hechos en CU”.
Si bien es cierto que las Águilas del América empezaron con siete extranjeros y cuatro mexicanos en su oncena inicial, solamente uno, sí leyó usted bien, únicamente un jugador era producto de sus fuerzas básicas: Edson Álvarez; sin mencionar que, los tres elementos que hizo ingresar el “consorte de la liendre” para la parte complementaria, eran nacidos más allá de los límites geográficos comprendidos entre el Río Suchiate y el Río Bravo; es decir, eran foráneos.
En resumen: Pumas utilizó 8 mexicanos, todos canteranos y 7 extranjeros; mientras que, el América alineó a 4 mexicanos, un canterano y nueve extranjeros… poderoso caballero es don dinero.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...