compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- En lo que va de este año tres secuestros han sido denunciados, confirmó la fiscal especializada, Adriana Pineda Fernández, al mencionar que existe una baja en este delito de alto impacto en comparación con años anteriores.

Expuso que en enero del año en curso se presentaron dos casos, mientras que en ese mismo mes pero del 2015 conocieron tres asuntos, para enero del 2014 atendieron 19 eventos de esta magnitud.

En tanto en febrero del presente año registró dicha Fiscalía un caso, para el 2015 atendieron tres secuestros y en ese mismo mes pero del 2014 16, lo que dijo habla de la baja que existe en la entidad del delito de secuestro derivado también del trabajo coordinado con autoridades federales.

“Este año 2016 hemos logrado tener una reducción otra vez importante respecto de los años anteriores; por supuesto esto también obedece al número de detenciones que se han tenido, se está haciendo el trabajo coordinado con la federación”, indicó.

Incluso la funcionaria estatal mencionó que la detención de Agustín, presunto integrante de un grupo delictivo, registrada el año pasado abonó a la contención de este delito de alto impacto, y otra de las cuestiones que ha ayudado es la renovación que se presentó en la dependencia a su cargo.

“Fue –Agustín- uno de los líderes que estaban a cargo precisamente de los secuestros que se iban cometiendo durante 2013 y 2014 y fue detenido el 13 de mayo del año 2015 fuera del Estado de Morelos y esa circunstancia de impacto trajo para nosotros esta temporalidad de baja en la actuación pero también se detuvieron a diferentes células”, añadió.

Cuestionada sobre las cifras negras de aquellos casos de secuestro que si bien no son denunciados ante las autoridades, pero sí se llegan a saber a través de redes sociales, Pineda Fernández abundó que son investigados y en ocasiones se percatan que no se trató de un plagio. 

"Cuando está todo el fenómeno –del secuestro- recordemos que no teníamos la capacitad institucional porque no había personal, ni herramientas de carácter tecnológico y mucho menos un protocolo establecido para atender los casos.”

Adriana Pineda Fernández, fiscal especializada.