¿Te imaginas una casa sin televisión? Hoy en día, las pantallas se han vuelto tan importantes que es casi impensable encontrar hogares donde no se tenga al menos una. Y es que hay para todos los presupuestos, desde aquellas sencillas y pequeñas hasta enormes TVs de varias pulgadas con imagen de alta definición.

Los precios de las pantallas Smart TV son accesibles en la actualidad. Además, muchas tiendas departamentales de renombre ofrecen tanto facilidades de pago, como meses sin intereses o abonos semanales. Aprovecha también las temporadas de ofertas, donde las televisiones están a un precio tan atractivo que prácticamente vuelan de los anaqueles. Si quieres ver gran variedad de pantallas, puedes ver las ofertas que Coppel tiene disponibles.

 

Tipos de pantallas

Por todos lados escuchamos hablar sobre las Smart TV, que permiten la descarga de apps con el fin de que disfrutes tu pantalla más allá de los canales de televisión gratuitos y de paga. Hay tantas marcas y tamaños que a veces nos es difícil elegir una sin basarnos solo en el precio.

Antes de comprar una, revisa cuál es el uso que se le dará en casa. Por ejemplo, si es para videojuegos, te conviene adquirir una televisión 4K. Aunque hay consolas que aún no son compatibles con esta tecnología, las del futuro sí lo serán y conviene anticiparse para no gastar de más.

 

¿Sabes la diferencia entre las LCD y las LED? Te lo explicamos brevemente. La pantalla LCD se compone por cristales líquidos que se iluminan con la luz de fondo. Cuando no hay luz por reflejar, el segmento permanece oscuro, algo similar a lo que sucede con los relojes digitales y las calculadoras.

 

Por su parte, las pantallas LED logran una mejor definición en la imagen y son mucho más delgadas que las LCD. Además, son ahorradoras de energía, algo que tendrá resultados muy benéficos en tu bolsillo. Se podría decir que las televisiones LED contienen la misma tecnología de las LCD, pero con una resolución mejor y con un menor consumo de electricidad.

 

Qué tomar en cuenta al elegir pantallas de TV

Cuando llega la hora de comprar una televisión, la premisa más importante es que mientras más pulgadas tenga, es mejor. De acuerdo con los estudios, los consumidores buscan pantallas cada vez más grandes que las que tienen en casa. Es por esto que lo recomendable es comprar una TV de tantas pulgadas como te lo permita tu presupuesto para que no hagas doble gasto al querer cambiarla pronto.

 

 

 

Antes de hacer la inversión, mide bien el espacio donde colocarás tu pantalla para que no rompa la armonía de tu decoración. Recuerda que debe estar a una distancia prudente de la cama o del sofá con el fin de no mirarla tan de cerca. Se dice que debes multiplicar por 1.2 el número de pulgadas, y eso te dará la distancia sugerida entre la televisión y los muebles.

 

Otro aspecto a considerar es que tu conexión a internet sea buena. Así, aprovecharás al máximo las características de tu televisor a la hora de jugar videojuegos, de ver tu serie favorita en streaming o de poner tus videos musicales preferidos durante las reuniones con amigos. Sería muy frustrante que la imagen se congelara de repente, en el mejor momento, ¿no crees?

 

Si tu familia es grande, lo mejor es que tengas en casa más de una pantalla. Así, evitarás estar peleando el control remoto cuando quieras ver el fútbol y tus hijos quieran ver sus videos preferidos en YouTube. Con las promociones y descuentos vigentes a lo largo del año, seguro encontrarás una forma de que la compra se acople a tu bolsillo.