EL repentino divorcio político del Partido Nueva Alianza con el Partido Revolucionario Institucional rompe con una larga historia de amorío que, como en muchos matrimonios, le deja heridas a ambas partes.

¿Por qué la separación?, también como en muchos casos, se ve que fue por la recién aparecida incompatibilidad de intereses, al parecer uno quería más y el otro no le quería dar… Esto, solo en Morelos.

Cuentan las malas lenguas, que no faltan en torno a los divorcios, que no sería raro que el despechado ya ande en coqueteos con otra que al menos de palabra puede ofrecerle mucho de lo que otro no le dio…

EN el seno (parte interna) de la Morena de López Obrador en Morelos no acaba de digerirse que en su relación con el PES sea éste el que quiera administrar los bienes electorales para concursar el 1 de julio.

De hecho, dos-tres no dan como definitivo que su candidatura a la gubernatura vaya a emanar de Encuentro Social, dicen que su “gallo” todavía mueve el espolón para tomar esa posición en la recta final.

Lo malo es que ese sentimiento de huéspedes invadidos por inquilinos no queda solo en el rango de gubernatura, sino que los morenos virulentos temen ser desplazados en posiciones para diputados y alcaldes.

PARA desencanto de los dinamiteros políticos y similares, ninguno de Morelos aparece en lista de los 20 municipios más violentos del país, dada por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia.

Desde luego, la tierra tlahuica no es ni con mucho el paraíso terrenal, pero tampoco el infierno que algunos dibujan, sobre todo con ánimo político; para mal, en tiempo electoral todo sirve para bajar al rival.

¿No? Cuando los datos que aportan el Sistema Nacional de Seguridad Pública y organizaciones como el mencionado Consejo Ciudadano no son en contra de Morelos, otros dicen que esa información es falsa…

TREMENDO sofocón provocó por estos lares la nota iniciada así: “La Fiscalía General del Estado aseguró 14 inmuebles al ex rector de la Universidad Autónoma…”. Las redes sociales aclararon, luego, fue en Nayarit.

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1