YA SE apuntaba ayer aquí lo que parecen palos de ciego en el seno del Congreso doméstico, al difundirse la intención de eliminar la figura de diputado de representación proporcional, también conocido como “pluri”.

Da manera sintética se planteó que habría de ser un retorno recargado a los tiempos del PRI hegemónico, por la pérdida de contrapesos de otras visiones políticas que perdieran ante un partido aplanadora.

Se sabe que prácticamente en paralelo a la expresión del diputado del PES Marcos Zapotitla, brota la de su homólogo de Morena Javier García Chávez, que discrepa en la eliminación de “pluris”, pero con más diputados.

ANOTADA LA discrepancia sobre la idea de Zapotitla de eliminar la figura de “plurinominal” en el Congreso, brota en García además la intención de regresar al formato de 30 diputados, 10 más de los actuales.

De manera contextual a lo ideado por “El Gato” García, valga rescatar el dato de que legislaturas estatales que representan a similar cantidad de pobladores de Morelos no emplean 30 “representantes populares”.

Querétaro, Yucatán y Durango se manejan con 25 diputados cada una, en tanto para Morelos el diputado de Morena va por los 30 legisladores con una representación máxima de 20 por partido, y 10 para la chiquillada.

SI LA idea de Zapotitla Becerro pude verse eufemísticamente como un despropósito, la de García Chávez entra al terreno del dispendio por la probabilidad de volver al gasto mensual bajito del millón 300 mil pesos.

Es cierto, cualquier legislatura que gaste un triste peso partido por la mitad será muy costosa siendo improductiva, y podría haber alguna que gaste millones y sea justa…, pero quién garantiza lo mejor aquí.

Los viejos de la comarca y otros no tanto han endilgado sucesivamente la etiqueta de “la peor legislatura de toda la historia” a cada una que ya llegado e ido en los últimos trienios, por improductivas y transas.

EN EL colmo de los desatinos, ya nada más falta que se le ocurra a alguien recomponer el concepto de “paridad de género” en el Congreso, porque de tener un dominio varonil, se fue al extremo femenil.

 

opinion@diariodemorelos.com
Twitter: @ezapata1