ENTRE junio y septiembre de este año no ha cambiado demasiado la percepción de inseguridad que tienen los cuernavacenses; acaso vino a la baja 1.5 por ciento en la última fecha de medición, pero es casi nada.

Según encuesta del INEGI sobre 68 ciudades del país, la morelense está en el lugar 20, mientras que donde la gente se siente más insegura es en Ecatepec, Villahermosa, Reynosa, Cancún, Fresnillo y Tapachula.

La tarea de echar abajo estos índices de percepción, no de forma precisa ligados a hechos concretos, necesariamente corre en el terreno de la estrategia de la autoridad, que por ahora no alcanza a verse clara.

DE la comparecencia de Rosario Robles, aún secretaria de Sedatu, ante diputados federales, trasciende la explicación usada por el en su momento rector de UAEM Alejando Vera, de que fue “chamaqueada”.

Alias, tanto Robles como Vera salieron con que nada sabían de la tenebrosa triangulación de contratos multimillonarios o, al menos, no le entraron a la presunta repartición de billetes por debajo del agua.  

Hay responsabilidades de tipo político, que asumen los directivos de las instituciones, y responsabilidades administrativas y hasta penales de los hacen la talacha sucia. Es decir, no se espere sanción a ella o a él.

LAS diferencias entre la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC) no deberían verse en otro plano que el aritmético, alias, puros números.

Entre $80 millones y $36 millones en que unos y otros marcan el monto del adeudo del segundo a la primera es mucho billete de diferencia como para que alguien hubiera cometido un dedazo… hay más.

Hace no más de dos meses quedamos que la deuda estaba en el rango de los 33.7 millones, pero corre la versión de que se ha abonado al adeudo histórico, no así al gasto corriente. Seguro habrá más que ver.

¡SERENOS, Morenos! dicen los que dicen que saben, en el sentido de que la reducción del Paso Express de 10 a 8 carriles y otros ajustes no serán pronto, sino tal vez a partir de enero de 2019. ¿Están viendo y no ven?

Por E. Zapata / [email protected] / Twitter: @ezapata1