CUERNAVACA, MORELOS.- De ocho a diez mil visitantes acudieron a la tradicional representación del Viacrucis en el poblado de Ocotepec, donde es toda una tradición la representación; sin embargo, de acuerdo con los organizadores, la asistencia fue mucho menor a la de otros años.  
Aún así, las calles Aldama, Galeana y Emiliano Zapata estuvieron repletas de asistentes locales así como turistas nacionales y extranjeros, quienes, en el entusiamo de la escenificación bajaban a la calle para presenciarla mejor, y los organizadores tuvieron que llamarlos a subir a las banquetas a medida que avanzaban.
En la representación participaron 90 actores que integran el grupo de los “sayones” y Javier Millán, quien ha personificado a Jesús por tres años consecutivos.
Familias enteras asistieron a la misa en el atrio del Divino Salvador, y después en el acompañamiento a la Pasión de Cristo, momentos de reflexión, propios de la fecha.
Por más de cuatro horas, los asistentes presenciaron momentos importantes de la Pasión, como la aprehensión, el juicio, la sentencia, los azotes, las tres caídas y crucifixión, bajo un intenso sol; pero a los asistentes esto no les importó, presenciaron los diálogos de los actores que desde hace un par de semanas ensayaron.
Javier Millán caminó más de un kilómetro y medio cargando la cruz de más de 60 kilos hasta llegar a la escena final del Viacrucis, la crucifixión en Monte Calvario.

Esfuerzo y fe
Cargando una cruz de más de 60 kilos, Javier Millán recorrió las 14 estaciones del Viacrucis, frente a cientos de asistentes.

Atracción. El Viacrucis es una representación que atrae a cientos al poblado de Ocotepec cada año. Éste, de acuerdo con los organizadores, mermó la asistencia.

Tradición. Alrededor de las tres de la tarde, Jesús de Nazareth fue crucificado en el Monte Calvario.

Por: Maya Ocampo / [email protected]