Madrid.- Javier Aguirre y Leganés cayeron a Segunda División, al empatar 2-2 con Real Madrid, en la última jornada de la temporada. El partido tuvo un polémico final por un posible penal en contra de los campeones que no fue señalado por el árbitro, pese a que se recurrió al VAR. El juego tuvo emociones hasta el último minuto. El disparo de Óscar con el marcador empatado a 2-2 y 30 segundos restantes en el cronómetro pasó por encima de la meta de Areola. Nadie daba crédito al descenso y el ‘Vasco’ en la cancha movía los brazos en señal de desaprobación. Ramos y Asensio fueron los verdugos de los ‘Pepineros’. Sus goles fueron suficientes para amargar la noche de los de casa, quienes intentaron sobreponerse con los goles de Bryan Gil y Roger Assalé, pero no fue suficiente. El VAR contribuyó a la polémica, pues no aprobó un penal a favor del Leganés por una mano. Con eso, el arbitraje quedó señalado de no usar el mismo criterio. Aguirre desde el principio de su carrera miró al precipicio desde la orilla. En su debut como técnico con el Atlante, por allá de 1996, salvó a los Potros del descenso y en su primera experiencia en Europa, con el Osasuna en 2002, también batalló para evitar la segunda división. En 2010, después de dirigir al Atlético de Madrid y a la Selección Mexicana, volvió a la pelea por evitar el descenso con el Real Zaragoza y cumplió su objetivo, aunque fue denunciado por amaño de partidos. En el Espanyol, recién descendido, al igual que con otros equipos, cumplió la meta y mantuvo a los Periquitos en Primera División, por dos temporadas entre 2012 y 2014. En su retorno a España, en 2019, el ‘Vasco’ aceptó el reto de dirigir al Leganés, conjunto que estaba en posiciones de descenso desde que llegó al banquillo. Antes de la pandemia, Aguirre salió de los últimos puestos, pero, tras las reanudación, no pudo más.

Staff Diario de Morelos