En un kínder de Chihuahua, un niño fue sometido por sus compañeros, quienes luego le cortaron las pestañas con unas tijeras.

Fuentes locales indican que en el plantel “Salvador Martínez Prieto”, un niño pudo haber sido víctima del bullying.

De acuerdo con el abuelo de la víctima, el menor fue amarrado o sometido por dos de sus compañeros, quienes luego le cortaron las pestañas con unas tijeras.

Fuentes policiales indican que al menos dos menores le cortaron las pestañas del ojo derecho a su víctima, que permaneció inmovilizada durante la agresión.

Algunos testigos indican que la agresión pudo haber sucedido el pasado miércoles 16 de enero a la hora del receso en el interior del aula, cuando el niño fue a tomar agua.

Mientras unas fuentes indican que el menor fue amarrado, la directora del plantel asegura que uno de los dos niños agresores lo tomó de las manos mientras el otro le cortaba las pestañas.

Ante la agresión, los familiares del pequeño acudieron al kínder para protestar en contra del abuso.

No contentos con la respuesta que el personal del plantel educativo ofreció, los familiares, junto con al menos diez personas más, colocaron un candado en la reja de entrada con el fin de evitar el ingreso al inmueble y forzar el diálogo con la directora.

En la entrada también fue colocada una cartulina con un mensaje escrito en el que la familia exige una solución al caso de bullying.

Tanto directivos del kínder como autoridades educativas de Camargo, anunciaron encontrarse discutiendo lo que sucederá tanto con los alumnos que pudieron haber abusado de su compañero, como con la víctima.

Por su parte, la directora, cuyo nombre no fue revelado, indicó que “aplicará la estrategia que corresponde de acuerdo a la situación del problema” y que “en los próximos días tendría una plática con los padres de familia y los estudiantes de lo que es convivencia“.

La directora aseguró que personal de Derechos Humanos estaría presente durante la reunión.