* Este 21 de febrero realizará un programa de actividades encaminado a preservar, revitalizar y difundir este patrimonio intangible, principalmente entre los niños y los jóvenes
* De acuerdo con la ONU, cada dos semanas muere una lengua indígena en el mundo, y sus hablantes suelen ser los grupos más marginados y vulnerables
 
Los idiomas originarios que se hablan en el orbe continúan extinguiéndose de forma acelerada, motivo por el cual la ONU declaró 2019 Año Internacional de las Lenguas Indígenas. En este marco y con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Lengua Materna, este 21 de febrero, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a través del Museo de Sitio de Xochicalco, realizará un programa de actividades encaminado a preservar, revitalizar y difundir este patrimonio intangible, entre los niños y los jóvenes.

 

​De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, las lenguas desempeñan una función esencial en la vida cotidiana de la población, no sólo como instrumento de comunicación y educación, sino también como depositarias de identidad, cultura y memoria únicas. Sin embargo, pese a su gran valor, se calcula que cada dos semanas muere una lengua indígena en el mundo, y sus hablantes suelen ser los grupos más marginados y vulnerables.
​En el caso de México, datos del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas revelan que el ayapaneco en Tabasco, el zapoteco de Mixtepec en Oaxaca, el ahuacateco en Campeche, y el tuzanteco en Chiapas están en peligro de extinción.
 
 

En México existen 68 las lenguas indígenas, con 364 variaciones dialectales, las cuales al igual que el español están reconocidas como lenguas nacionales, en la medida en que todas tienen hablantes que continúan ejerciéndolas. El náhuatl, maya, tseltal, mixteco, tsotsil, zapoteco, otomí, totonoco, chol y mazateco son las más habladas del país.

En Cuentepec, localidad indígena aledaña a la Zona Arqueológica de Xochicalco, en el estado de Morelos, la población se comunica en náhuatl, por ello, el museo de este sitio arqueológico —bajo custodia del INAH— anualmente contribuye en la preservación de las lenguas indígenas con una serie de actividades encaminadas a difundirlas entre las nuevas generaciones.      

 

    
Este jueves 21 de febrero, niños y jóvenes practicarán su lengua materna a través de actividades lúdicas, música, teatro y danzas. Alumnos de dos escuelas primarias y de bachilleres, cercanas al sitio arqueológico, participarán en el programa de actividades que iniciarán con la presentación de danzas prehispánicas y los cantos en náhuatl Kualtzin Ilwikatl (Cielito lindo) y Yolkatontli (El animalito).
​Además de una obra de teatro en esa misma lengua, se exhibirá la muestra Barro en tecnología; y el Grupo Las Tlacualeras, procedente de la alcaldía de Milpa Alta, ejecutará el bailable Xochipitzahua, y los cantos: Quinto sol, Cielito lindo y Canción Mixteca.
          El Día Internacional de la Lengua Materna fue proclamado por la Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en noviembre de 1999. Anualmente, desde febrero de 2000, la fecha es conmemorada con el objetivo de promover el multilingüismo y la diversidad cultural.
El Museo de Sitio de Xochicalco se integra de seis salas en las que se muestran los objetos procedentes de las exploraciones arqueológicas de los últimos años, entre los que destaca la escultura conocida como el “Señor de Rojo” (marcador solar); la “Estela de los dos glifos” (con la inscripción de la fecha: año 10 caña, día 9 ojo de reptil); el “Puma” (pieza que muestra a este felino ataviado con rasgos humanos y un atado que alude a la alta jerarquía); y la “Almena de guacamaya” (pieza de barro con la forma de esta ave con las plumas alzadas).
 
​Asimismo, el recinto museístico aborda la historia de Xochicalco entre los siglos VIII y X. Analiza los aspectos territoriales, las relaciones comerciales con otras poblaciones y el vínculo que los xochicalcas tuvieron con la flora y la fauna.