Los muebles para baño son esa parte esencial del ambiente que puede servir tanto para guardar toallas, como artículos de tocador. Pueden encontrarse desde opciones baratas, hasta los más exquisitos y hechos a la medida.

Los muebles para baño deben contar siempre con una buena ergonomía, la cual debe ser el pilar fundamental de estos accesorios. Tienen que estar diseñados al servicio de la necesidad del cliente y adaptarse al espacio en donde van a desenvolverse.

Los muebles para baño hay que elegirlos en función del espacio disponible, la necesidad de almacenamiento y la configuración de este ambiente del hogar. Muchos de estos muebles para baño vienen en distintos estilos para elegir. Pueden ser modernos, rústicos, contemporáneos y minimalistas, así como hechos de diferentes materiales y acabados. Pueden venir también con varios ensamblajes y contar con accesorios adicionales.

Cabe destacar que uno de los que más se usa es el mueble organizador, el cual, tal como su nombre lo indica, puede ayudar a tener un orden mucho más prolijo en el baño. Esto hará que la higiene sea parte del día a día.

Los que no pueden faltar

Muebles abiertos

En cuanto a este tipo de muebles para el baño, se puede apuntar principalmente a que no tienen puertas ni cajones. Es por esta razón que son pensados para almacenar productos que se usan varias veces al día, como el cepillo de dientes, peine o el cepillo para el cabello.

Asimismo, deben ser instalados a la altura del usuario para facilitar su acceso y uso en el día a día.

 

Muebles con cajones

Son una opción ideal de muebles organizadores para baño aunque requieren un espacio para su apertura. Deben ser accesibles y conviene colocarlos a una altura entre 80 y 110 cm para una mayor comodidad del cliente.

Se les puede agregar también una subdivisión o separación para el almacenamiento más eficiente. En estos se guardan accesorios y productos de cuidado personal tales como el secador de pelo o la máquina de afeitar. Las medidas de mueble para baño pueden variar en cuanto a estos accesorios, ya que, si bien se pide colocarlos entre 80 y 110 cm, esto cambiará según cada espacio y persona.

Muebles con puertas

Pueden ser una buena opción si se quiere muebles para baño pequeños. Colocar ganchos en las puertas también ofrece alternativas efectivas para colgar productos ligeros o voluminosos y de uso diario como el algodón o el desmaquillador.

Estantes

Si se quiere muebles para baño de madera sencillos, los estantes hechos en este material son una excelente opción, ya sea colgantes, de pie, rectos, en ángulo bajos o altos. Sirven para mantener un orden en este ambiente del hogar, lo cual es muy necesario.

Pueden venir en varias presentaciones y suelen presentar entre 2 y 5 estantes para más espacio de guardado.

Armarios con espejo

Hay muchas presentaciones para este objeto. Puede ser parte de ese estilo de muebles para baño rústicos si se le hace en materiales como granito u otros parecidos.

Cabe destacar que viene en diferentes prestaciones, tales como una o varias puertas o espejos, cajones, estantes iluminación LED con tubo halógeno o bombilla. Además, sus dimensiones pueden ser muy variables y debe de estar colgado sobre el lavado.

Muebles suspendidos o colgantes

Este tipo de muebles para baño liberan el espacio y facilitan la limpieza. Se pueden adaptar muy bien a espacios pequeños y su altura de instalación dependerá del formato y el uso que se quiera hacer de él.

Son ideales ya que también aportan un gran estilo y vistosidad a esta parte del hogar, la cual es importante mantener siempre prolija y bien ordenada, más aún cuando llegan visitas y se quiere dar una buena imagen.

 


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado